¡LOS EEUU CAMPEONES! vencen a PR y ganan su primer CMB

D1

En un partido por definir el campeón, Marcus Stroman hizo historia en el montículo por los Estados Unidos y los llevó a la cima más alta.
Stroman lanzó un juego sin hits hasta el séptimo episodio y el intermedista Ian Kinsler disparó un cuadrangular para que los Estados Unidos vencieran 8-0 a Puerto Rico para coronarse campeones del Clásico Mundial de Béisbol.
Stroman otorgó un boleto y abanicó tres hombres en seis entradas de trabajo antes de tolerar un hit de Angel Pagán abriendo el séptimo que le puso fin a su labor pero fue suficiente para darle a los estadounidenses su primer campeonato.
Los boricuas, que llegaron al juego de la final por segundo Clásico seguido y no había perdido ni un solo encuentro, no encontraron forma de descifrar el pitcheo de Stroman, quien optó por lanzar por los Estados Unidos a pesar de haber tenido la opción de tirar por Puerto Rico.
Kinsler disparó cuadrangular en la tercera entrada cuando Jonathan Lucroy se encontraba en base, para poner el partido 2-0.
En el quinto, con Adam Jones corriendo en segunda base, Christian Yelich pegó un sencillo impulsador al jardín derecho para tomar una ventaja de 3-0.
En ese mismo episodio, Andrew McCutchen agregó un indiscutible que impulsó a Yelich y los Estados Unidos se quedaron con una victoria importante para los locales, que nunca habían llegado a una final en las tres ediciones previas del Clásico.
Dos entradas más tarde, Brandon Crawford encontró las bases llenas y le conectó una línea de hit a J.C. Romero que impulsó otras dos carreras que sepultaron definitivamente a los boricuas.
Giancarlo Stanton le siguió con otra metrallazo por terreno de nadie que produjo la séptima carrera estadounidense.
Estados Unidos nunca antes había llegado a una final del Clásico y lo más lejos que había avanzado había sido a las semifinales en el 2009.
En el Clásico del 2013 fueron eliminados en segunda ronda al perder juegos consecutivos ante Puerto Rico y la República Dominicana.
La derrota fue para Seth Lugo, al tolerar cinco indiscutibles y cuatro carreras en cuatro entradas completas en las que cedió cuatro boletos y abanicó siete.
Los muchachos del “Team Rubio” jugaron con todo el corazón del mundo, pero no pudieron encontrar el camino ante unos Estados Unidos que atacaron sin misericordia de principio a fin.