Los Estados Unidos se prepara para una fuerte desaceleración en las ganancias

POR FRANCESCO GUERRERA Y EOIN CALLAN
Las compañías de Estados Unidos se preparan para una fuerte caída en el crecimiento de las utilidades este año, en medio de crecientes temores de los males del mundo empresarial estadounidense exacerbará la esperada desaceleración económica.

Analistas y economistas de Wall Street están advirtiendo que el fin de una carrera récord en los incrementos de las ganancias, además de una ya anémica inversión en los negocios por las compañías de EEUU podría tener graves repercusiones en la economía interna.

Cualquier aflojamiento del ritmo del crecimiento de los ingresos también pudiera repercutir negativamente en los mercados de acciones, en la medida que las ganancias corporativas han sido uno de los impulsores claves que respaldan la prolongada resistencia de las acciones estadounidenses.

“La situación es bastante precaria”, dijo David Rosenberg, jefe económico para América del Norte de Cerril Lynch. “El jefe ejecutivo típico ve una pérdida de velocidad en la economía y actúa en consecuencia”.

La semana pasada, Rosenberg, uno de los analistas más conservadores de Wall Street, redujo sus pronósticos para el crecimiento económico de EEUU en el primer trimestre de este año a 1.8% de 2.2%. La economía de EEUU creció 2.5% el último trimestre de 2006, de acuerdo con las cifras oficiales más recientes.

Las compañías del índice S&P 500 han estado aumentando sus réditos anualmente en tasas de dígitos dobles en cada trimestre durante más de cuatro años. Sin embargo, la racha récord está a punto de llegar a un final abruptamente, cuando los analistas de Wall Street pronostican un incremento de solo 5.1% para el primer trimestre de este año, según Reuters Estimates.

Se espera que las compañías de materiales básicos, energía y productos de consumo cíclico carguen el peso de la desaceleración, debido a las bajas en los precios y una demanda menor de sus productos.

Los expertos dicen que se puede esperar un crecimiento más bajo en las ganancias. Algunos alegan que el débil crecimiento en los ingresos no necesariamente se traduce en mercados accionarios más débiles porque las valuaciones tendrán el respaldo de los niveles récords recientes de recompra de acciones y por la actividad de fusiones. Un crecimiento económico sólido en el resto del mundo también deberá contribuir con los ingresos de las compañías estadounidenses que tienen operaciones en el extranjero. “¿Un crecimiento más débil va a erosionar los retornos de los mercados de acciones? La respuesta corta es `no´”, escribió el economista Larry Hatheway, de UBS, en una nota reciente a sus clientes.

De todas formas, los economistas y políticos siguen sorprendidos por la debilidad que persiste en el gasto de las empresas, con compañías que parecen estar renuentes a reponer parte de sus ganancias históricamente altas al gasto de capital.

VERSION IVAN PEREZ CARRION