Los Haitises, problema y solución

30_03_2019 HOY_SABADO_300319_ Opinión8 A

30
Si el Estado asumiera correctamente el significado ecológico de ese legado natural de 3,600 Km2 de colinas y mogotes de rocas karsticas en la región noreste del país, “otro gallo cantaría”.
El tipo de roca que forman los karst está compuesta mayormente por caliza y yeso, minerales solubles en agua, con tendencia a formar grietas, cárcavas y cavernas. A través de ellas se infiltra y circula el agua que cae en Los Haitises (alrededor de 2000 mm/año), viajado a veces por ríos subterráneos que brotan a mucha distancia. A quienes deseen tener la vivencia de caminar por uno de éstos, les recomiendo hacer el tour guiado por la Cueva Fun Fun en Hato Mayor.
EL problema. Aunque utilicen haitianos para los desmontes, son dominicanos de Gonzalo, Pilancón, Sabana del Medio, Sabana de los Javieles, Trepada Alta, Los Limones, Caño Dulce y Laguna Cristal, entre otras comunidades, quienes viven de cultivar las depresiones entre los mogotes de Los Haitises. Producen yautía, un tubérculo de gran demanda. Para algunos agricultores es cuestión de sobrevivencia, ya que no tienen otra forma de ingresos.
Hay que generar empleos, pero cuando una empresa se quiso instalar en la comunidad de Gonzalo, un movimiento de ambientalistas y “dirigentes de izquierda” sin banderas hizo abortar el proyecto bajo el supuesto de que fabricar cemento en la zona dañaría Los Haitises. Extrañamente, esos mismos ambientalistas y “dirigentes” raramente protestan por la depredación del Parque para conuquismo. Así defienden a los pobres.
La misma empresa se instaló unos kilómetros más al Sureste generando 424 empleos directos y más de 1000 indirectos, ninguno de los cuales beneficia a las comunidades que rodean Los Haitises.
Por el lado del gobierno, todo es demagogia. Ven el problema, dicen que lo van a enfrentar, pero no hacen nada. El miserable presupuesto asignado para los fines lo dice todo.
La solución. Si yo fuera Presidente, tomaría dos medidas de inmediato. Por un lado, auspiciaría una zona franca especial cerca de Gonzalo, con todos los incentivos que sean necesarios para que se instalen empresas que generen empleos. La prioridad es que la gente genere ingresos fuera del Parque.
Por el otro lado, proveería al Ministerio de Medio Ambiente de una avioneta, un helicóptero y vehículos todo terreno, para aplicar un plan de manejo especial de Los Haitises con reconocimiento aéreo diario y apoyo terrestre, persiguiendo y apresando a todo el que viole la Ley. Desde San Isidro, en minutos se vuela a Los Haitises.
El plan de vigilancia y control tiene que durar varios años funcionando a toda intensidad, hasta que la cultura del respeto a la Ley llegue para quedarse.