Los Hogares de Paso albergan 234 niños víctimas de abusos

En lo que va de año 234 niños han sido referidos a los Hogares de Paso, una dependencia del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani), enfocada en salvaguardar la vida y dar estabilidad emocional a niños en situación de riesgo y vulnerabilidad.

Natali Santana Coradín, encargada de esos centros de primera acogida,  precisa que la cifra, aunque alarmante, es ínfima con relación a los 785 casos que se presentaron el año pasado.

Según estadísticas, la mayor tasa de niños recluidos han sido víctimas de abuso sexual, principalmente incesto; también se registran casos de maltrato físico y abandono.

Sobre los casos de incesto, la abogada sostiene que las víctimas en su mayoría son niñas, pero que la incidencia de niños abusados sexualmente por sus familiares aumenta.

Programas.  Los niños internos en los Hogares de Paso cuentan con el seguimiento de médicos, trabajadores sociales, psicólogos y abogados.

“Tenemos hogares para niños de 0 a 5 años. Un gran número de esos infantes lo incluimos en los Centros de Atención Integral que tiene el Conani. Estos pequeños asisten al colegio en horas de la mañana porque le damos prioridad a su escolaridad”, explica Santana Coradín.

En cuanto a los adolescentes, tienen reforzamiento académico porque  los centros no cuentan con un profesor especialista para darles docencia.

“Pero sí tienen maestros guías que le dan acompañamiento y reforzamiento académico”.

Tiempo de estadía.  La psicóloga explica que  el tiempo estipulado para que un niño permanezca  en un Hogar de Paso es de cero a tres meses, sin embargo, “como cada caso es único, hay niños que son albergados por un tiempo  extendido”.

Santana Coradín indica que el Código para la protección de los derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes establece que el niño debe vivir en familia, y como es un derecho inalienable de los infantes, Conani, promulgador de la Ley  136-03,  le da cobertura.

“En la familia es donde el niño tiene un desarrollo adecuado, por lo que tras darle la asistencia médica y sicológica al menor  iniciamos los trabajos sociales para determinar a  qué familiar podríamos  otorgarle la custodia legal. La entrega se hace directamente con el acompañamiento del Ministerio Público”, explica.

El niño que pasa a vivir con su nueva familia recibe seguimiento. “Los trabajadores sociales hacen visitas periódicas con el fin de evaluar   si las personas reúnen las condiciones para garantizarles los derechos al niño o adolescente”, subraya.  

Zoom

Seguimiento

Si el familiar que asumió la custodia de u n niño tiene algunas debilidades respecto a la crianza del menor, un equipo de sicólogos trabaja esos aspectos con el fin de que el niño tenga estabilidad emocional, en caso de que tras la asesoría persistan los inconvenientes el menor retorna al Hogar de Paso.   Los hogares  también brindan asistencia psicológica ambulatoria a padres que tienen niños con problemas de conducta. Criticó la actitud de padres negligentes que llevan a sus niños porque son difíciles.