Los jóvenes dominicanos abandonan el campo: apenas 20 de cada 100 viven allí

JOVENES

El campo dominicano se queda sin jóvenes. Apenas 20 de cada 100 viven allí mientras que el 80% se ha mudado a las ciudades. En términos absolutos esto significa que actualmente 2,728,492 personas entre los 15 a 34 años de edad viven en el ámbito urbano mientras que solo 702,409 residen en la ruralidad.

A 1990 la juventud que vivía en ciudades constituían el 58%, en tanto los que residían en el campo constituían el 42%, lo que evidencia que en 25 años la mitad de la población rural joven emigró a las ciudades, de acuerdo a cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

Los jóvenes que quedan en los campos son los más chicos, es decir, el grupo entre 15 y 19 años que mantiene mayor dependencia del núcleo familiar.

¿Qué hacen? Al menos 1,768,405 jóvenes, cerca de la mitad de la población juvenil del país, se encontraban laborando al final del 2014 sin embargo este segmento tiene una tasa de desempleo ampliada de un 27% casi el doble nacional. A esto se suman 627,641 personas entre los 15 y 34 años que ni estudian ni trabajan (nini).

Según estadísticas del Ministerio de Trabajo, la actividad económica con mayor cantidad de jóvenes es el comercio con 398,531, seguida de agricultura, ganadería con 209,898; manofactura con 206,133; hoteles bares y restaurantes 127,313 y construcción 101,243. Otras actividades y servicios (oficios diversos) contaban con 441,082 jóvenes empleados.

Debido a la alta tasa desempleo juvenil el Ministerio de Trabajo creó el Programa Juventud y Empleo, a través del cual se ejecutan proyectos de formación y captación laboral para el segmento entre los 18 y 29 años, así como investigaciones.

Ya se han beneficiados 75,181 jóvenes y actualmente más de 700 jóvenes se encuentran en aulas y cerca de 300 en industrias haciendo pasantías, algunos de los cuales se quedan laborando gracias a un convenio entre el ministerio y las industrias.Una buena

noticia es que de los 159,917 trabajadores formales sumados en el 2014, el 69%, o sea 110,567, tenían entre 30 y 34 años de edad.

Factores. Para Douglas Hasbún José, gerente del Programa Juventud y Empleo, del Ministerio de Trabajo, entre los factores críticos para el alto desempleo juvenil están que un gran número de jóvenes no está calificado, otros no saben dónde buscar empleo y el embarazo.

Otro elemento que destacó es que existe un prejuicio con los jóvenes pobres y de barrios que van a buscar empleos en medianas y grandes empresas que creen “tienen alto riesgo de ser delincuentes”.

“Hay unos estereotipos de jóvenes de barrios que no los cogen, pensando que tienen algunas actitudes de riesgos”, expresa.

Hasbún citó que las provincias con más alta tasa de desocupación juvenil son las más pobres como Elías Piña, San Juan, El Seibo y Monte Plata. Mientras que en el Distrito Nacional y las provincias turísticas del tienen las tasas más baja.

Resaltó la mayor ocupación jóvenes se sitúa en las áreas de servicio, hotelería, comercio, banca, sector informal y menor grado industrial. Mientras que es muy baja en el área agrícola por la emigración, lo cual es un gran problema para el relevo generacional en la producción.

“Llegamos a un punto crítico con empleo juvenil en el campo”, expresa Hasbún, tras considerar que los proyectos de apoyo a pequeños y medianos productores a partir de las visitas del presidente Danilo Medina eso se ha estado revirtiendo, o se está revirtiendo, pero tomará un tiempo estabilizarse.

Destacó además los proyectos de emprendurismo dirigido a jóvenes rurales y urbano marginales junto a la capacitación que ejecutan varias entidades están impactando.