LOS MEDIAS ROJAS ¿qué se harán sin David Ortiz?

D1

Al finalizar la temporada pasada, los Medias Rojas terminaron con un boleto en la postemporada, que terminó con la eliminación ante los Indios de Cleveland.
Pero también representó el final de la carrera de uno de los líderes más emblemáticos del conjunto.
Y comenzando el 2017, la mayor interrogante que tienen los Medias Rojas de Boston es precisamente quién llenará el puesto de líder del equipo.
En el caso de Boston, las cosas lucen muy complicadas por múltiples razones.
Ortiz no solo era el líder indiscutible del clubhouse por su ejemplo y dedicación.
También terminó su carrera como uno de los mayores productores del negocio.
En su última temporada en la Gran Carpa, Ortiz pegó 38 jonrones y remolcó 127 carreras. Fue líder en dobles, con 48 y tuvo un slugging de .620.
Su WAR fue de 5.1, según Baseball Reference, una cifra difícil de superar para quien se supone que ocupe el puesto este año.
Y es su pupilo Hanley Ramírez quien se proyecta como el bateador designado del conjunto.
Ramírez viene de pegar 30 jonrones, con 111 remolcadas y porcentajes buenos (.286-.361-.505) pero muy distantes de los de Ortiz.
Los Medias Rojas tendrán de vuelta a un rebajado Pablo Sandoval, de quien se espera pueda retornar a su producción de los años de San Francisco tras perderse el año pasado completo con una lesión de consideración.
La pareja de Mookie Betts y Xander Bogaerts, sin embargo, debe ser la que cargue con la mayor parte de la ofensiva.
Estos jovencitos demostraron lo que son capaces de hacer y ojalá que Dustin Pedroia pueda asumir parte del liderazgo del clubhouse para evitar un colapso por asuntos fuera del terreno para la organización.
Su pitcheo. El principal fuerte del conjunto radica precisamente en el montículo.
La trilogía de David Price (17-9, 3.99 y 228 ponches), Chris Sale (17-10, 3.34 y 233 ponches) y Rick Porcello (22-4, 3.15 y 189 ponches) debe ser letal contra los rivales de la Liga Americana.
Drew Pomeranz y Eduardo Rodríguez completan el grupo de abridores, mientras que Craig Kimbrel lidera el bullpen, como su cerrador.
Si los Medias Rojas logran mantener la armonía del clubhouse, es probable que los veamos nuevamente compitiendo en la División Este de la Liga Americana, a pesar de la ausencia del Big Papi.