Los minoristas de EEUU están cayendo en masa

FILE- In this Feb. 20, 2019, file photo shoppers ride the escalator at Saks Fifth Avenue's flagship midtown Manhattan store in New York. On Monday, March 11, the Commerce Department releases U.S. retail sales data for December and January. (AP Photo/Kathy Willens, File)
FILE- In this Feb. 20, 2019, file photo shoppers ride the escalator at Saks Fifth Avenue's flagship midtown Manhattan store in New York. On Monday, March 11, the Commerce Department releases U.S. retail sales data for December and January. (AP Photo/Kathy Willens, File)

En lo que algunos llaman el apocalipsis del retail, los minoristas de EEUU están cayendo en masa.
Como señala una publicación del diario El Mundo, primero fueron los que estaban en centros comerciales, los característicos malls. Pero la crisis se ha extendido a todo el sector. A día de hoy, parece que sólo dos empresas minoristas tienen garantizada la supervivencia. Una es el mayor causante de la crisis, Amazon, que de hecho planea la apertura de docenas de supermercados en EEUU este año, en una estrategia complementaria de su adquisición, por 13.700 millones de dólares de la cadena especializada de comida orgánica Whole Foods. La otra es Wal-Mart, la mayor empresa privada del mundo, que está logrando reforzar su presencia en Internet tras la compra de la empresa especializada en comercio online Jet.com por 3.000 millones de dólares.

Amazon compró Whole Foods e inició así su expansión en tiendas físicas casi al mismo tiempo que Wal-Mart adquiría Jet.com para reforzar su presencia online. Los dos gigantes, así, han entrado en el terreno del otro. Pero todos los demás no parece que estén teniendo tanto éxito.
El sector de las ventas minoristas está atrapado por una serie de fuerzas que presionan sus márgenes cada vez más. La expansión de las ventas por internet, que requiere inversiones en tecnología y cambiar el modelo, es la más visible. Pero también está la transformación de los hábitos de consumo. El desplome del comercio mininorista explica que Sears, la que en su día fue la mayor cadena del mundo, estuvo a punto de ser liquidada en enero, hasta que su propietario, Eddie Lampert, lanzó un plan in extremis para evitar el final de una empresa de 126 años.