Los mosquitos Aedes: vectores de chikungunya, dengue y fiebre amarilla

A eliminar los criaderos  para dis- minuir  el dengue y chikungunya

Los mosquitos Aedes aegypti y albopictus son de la misma familia, pero con costumbres y características diferentes. Son vectores, es decir, vehículos para que los virus de chikungunya, dengue y fiebre amarilla puedan infectar a una persona sana de otra enferma a través de ellos, ya que los virus antes mencionado no contagian de persona a persona directamente como los de la influenza o gripe.

El mosquito Aedes aegypti tiene las siguientes características: a) Mide cinco milímetros; b) Tiene una coloración negra con rayas blancas en las patas y en el dorso; c) Se reproduce a través de huevos que la hembra pone en cantidad de unos 400 en agua limpia como son los tanques donde almacenamos agua y en cualquier envase donde se pose el agua, incluyendo las plantas como las bromelias y en cachivaches dejados a la intemperie; d) Su reproducción tiene dos etapas: La primera es la acuática que inicia desde que la hembra pone sus huevos, estos se convierten en larvas o gusarapos y dura entre dos y siete días hasta llegar al período de pupa con duración de siete días más. La segunda etapa se da cuando el mosquito se convierte en adulto capaz de reproducirse y transmitir los virus en caso de que estos estén circulando en unas 24 horas después. Estos mosquitos tienen una vida de uno a dos meses y no mueren al picar a una persona.

De un tanque de agua sin tratamiento con cloro en las paredes para que los huevos no se peguen y, por lo tanto, no puedan incubarse, pueden nacer unos 80 a 120 mosquitos diarios de una hembra que ha puesto 400 huevos. Imagínese el lector o lectora cuántos mosquitos pueden reproducirse en agua almacenada sin el debido control.

Los Aedes aegypti les gusta vivir dentro de los hogares o alrededor de los mismos, en ambientes oscuros, con una autonomía de vuelo de hasta 500 metros. Pican en las primeras horas de la mañana y al atardecer. Al al picar introducen saliva y una sustancia anestésica y si tienen el virus lo introducen antes de aspirar sangre para su alimentación.

El Aedes albopictus, llamado también “el tigre asiático”, es un mosquito que vive en ambientes abiertos como parques y bosques. Son menos transmisores que el aegypti, pero tienen características que los hacen más peligrosos ya que pueden transmitir los virus a sus progenie por transmisión transovárica, es decir que los nuevos mosquitos no tienen que picar a una persona enferma, porque la mosquita infectadale transmite a ellos el virus para que puedan seguir infectando a los que piquen. Afortunadamente, estos son menos agresivos y pican menos.

Como los mosquitos son difíciles de controlar, nos atrevemos a explicar algunas características de los mismos, pues sin el concurso de la población será muy difícil erradicar los criaderos que los producen.

Si tomamos conciencia de la necesidad de erradicación de los criaderos, podremos ayudar a evitar tantos casos de dengue y de chikungunya en el país. Aprovechamos la oportunidad para comunicarles que las fumigaciones no son efectivas, pues solo eliminan el mosquito adulto, pero no los que están en plena reproducción diaria. Además, cuando se fumiga, la tendencia de las personas es a cerrar puertas y ventanas y la fumigación no llega a los lugares oscuros dentro de las casas donde habitan los mosquitos.

Hay otras formas de eliminación como los larvicidas y control biológico con peces gupis que se comen los huevos y larvas en los tanques, pero es lo menos utilizado por las personas.

A eliminar, pues, criaderos para disminuir el dengue y chikungunya.