“Los niños que se crían en hogares violentos serán los agresores del futuro”

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/04A8D514-1B17-4DE5-8E95-8A7545EE5E07.jpeg

HELEN JÁQUEZ
Las acciones violentas en todos los aspectos crean desagravios y marcas imborrables en todas las personas que se ven envueltas en situaciones tan desagradables, pero cuando éstas se desarrollan en el lugar en donde supuestamente debe generarse amor, compresión y paz, como es el seno familiar, el caso es aun más traumático.

En el hogar debe de primar la armonía, confianza, comunicación y ante todo el respeto; y es que cuando estos aspectos y valores se pierden, es imposible que un hogar pueda “sobrevivir”.

Cuando se generan conflictos de violencia entre los “cabecillas” de la casa, no sólo ellos se ven envueltos en una serie de daños, que van más allá de lo físico. Los hijos, sin dudas, son los más afectados.

Mucho se ha hablado del tema, de cómo poder lidiar en medio de un conflicto de violencia intrafamiliar y cómo poder proteger no sólo a la madre, sino de salvaguardar la integridad de sus hijos, que son los niños y niñas de hoy, pero que serán los hombres y mujeres del mañana. Pero nunca es suficiente para poner un paro a este mal que es cada vez  mayor en las familias dominicanas.

Es inimaginable por muchos lo perjudicial que es para un niño, crecer en un ambiente cargado de violencia, la cual crea en él sentimientos de culpa, miedo, rencor, odio, baja autoestima, mucha rebeldía y repudio a las normas impuestas por la sociedad.

Según la psicóloga Soraya Lara de Mármol, vicepresidenta del Programa de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (PACAM), dijo que “los niños que se desarrollan en un ambiente lleno de violencia, crecen siendo hombres generadores de violencia y la mujer víctima de la misma”.

La especialista manifestó que existen dos tipos de conductas, que por lo regular los niños tienden a adquirir cuando son víctimas de violencia intrafamiliar en sus hogares, “uno es el de sentirse el “protector” de la madre agredida por el padre; y el otro es de sumisión, en donde el niño o niña no sólo reprime sus emociones, sino que se aísla de las actividades familiares para evitar ser maltratado”, agregó.

Esta conducta de sumisión puede ser muy peligrosa, pues es cuando el niño o adolescente puede llegar a ser influenciado por malas compañías, ya que no mantiene un vínculo familiar de comunicación y confianza con sus padres.

Lara de Mármol declaró que “el 95% de los casos de violencia intrafamiliar son inducidos por el hombre a la mujer y a los hijos. La mujer tiende a tener reacciones agresivas ante una situación x, que es percibida como un acto de protección más que de violencia”.

Es importante saber distinguir la línea de la violencia a la de las reacciones agresivas, ya que ésta última se da ante un hecho en que lo que se busca es protección, “por ejemplo, cuando una madre ve a su hijo en situación de peligro, ella reacciona como impulso, usa los golpes como manera de amonestarlo por no prever la situación de peligro. Mientras que la violencia es cuando se busca un motivo para agredir, para someter e indicar poderío, siendo este último caso más común en los hombres”.

 

¡Por la vida!

“¡Por la vida! Erradiquemos la Violencia Contra la Mujer”, es el lema con que la Secretaría de la Mujer pretende seguir luchando contra el abuso indiscriminado de la mujer.

El pasado sábado 25 de este mes se conmemoró en el país y en el mundo el “Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer”. La conmemoración de este día tan importante tiene su origen en el Primer Encuentro Internacional Feminista celebrado en Colombia, en el año de 1980.

En dicho encuentro la República Dominicana propuso esta fecha en honor a las tres heroínas dominicanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, quienes fueron brutalmente asesinadas el 25 de noviembre de 1960, por la tiranía trujillista.

Con el tiempo muchos países se han unido a la conmemoración de este día que simboliza el clamor y la denuncia ante el maltrato físico y psicológico hacia mujeres y niñas.

En 1998, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó a unanimidad la internacionalización de la conmemoración de esta fecha, formalizando de esta forma su conmemoración a nivel internacional.

Y con el 46 aniversario del asesinato de las hermanas Mirabal, se despiertan no sólo la lucha contra la violencia a la mujer, sino que de igual manera surge el amor patrio, como es el caso del Consejo Regional de Desarrollo, que han solicitado a las cámaras legislativas reivindicar el patriotismo y abnegación de las madres dominicanas, designando a la provincia de Salcedo con el nombre de Hermanas Mirabal.

Patria (1924), Minerva (1926)  y María Teresa (1935) Mirabal Reyes, eran oriundas de Ojo de Agua, de la Provincia de Salcedo, en donde crecieron en el marco de la dictadura trujillista.

Desde muy temprana edad estas mujeres despertaron interés y conciencia sobre la necesidad de libertad y el respeto de los derechos de los hombres y mujeres, las cuales se dedicaron a la lucha por la libertad en la década de los años 50, de manera decidida a enfrentar el régimen trujillista. Estas acciones la pusieron en la mirilla, provocando así la orden de su asesinato el 25 de noviembre de 1960.

Según las estadÍsticas

Según la Unidad de Atención y Prevención de la Violencia y fiscalías barriales, en lo que va de año se han recibido 8.389 denuncias de mujeres víctimas de violencia doméstica.

La violencia intrafamiliar es un mal que aqueja a hogares de todas las esferas sociales, en donde una de las principales causas de violencia contra la mujer es la falta de respeto y comunicación entre parejas.

De interés

La Ley No. 88-03 constituye las Casas de Acogida o Refugios y fue promulgada el 1 de mayo de 2003, la cual brinda protección temporal a las mujeres víctimas de violencia junto a sus hijas e hijos.

 La Ley No. 24-97 es la ley que protege a las víctimas de violencia intrafamiliar.