Los nuevos genios de la exploración petrolera

Las corporaciones de servicios petroleros de campo (OFS) por sus siglas en inglés (oilfield services firms) son los nuevos jefes del barrio. Usando una tecnología nueva que se conoce como “perforación direccional” han realmente transformado la industria de exploración y explotación  petrolera y de gas natural.

Durante mucho tiempo, las grandes petroleras hacían una perforación vertical y después que alcanzaban cierta profundidad, cambiaban de dirección (90 grados) para explorar varias  áreas aledañas al sitio de perforación. Midiendo la radioactividad de las rocas y su resistencia a las ondas electromagnéticas, pueden  identificar los lugares donde habría más posibilidades de encontrar  depósitos de hidrocarburos. Lecturas bajas de radioactividad en las rocas posiblemente son arenas, altas lecturas, gran posibilidad de hidrocarburos.

Hoy en día, las OFS perforan  hasta miles de metros en mar abierto, y cuando esa perforación está por 1,000 metros, la pueden desviar por ondas en forma curvilíneas a cientos de  lugares de hasta 8,000 metros de distancia horizontal. O sea, ahora con una perforación pueden investigar en cientos de sitios, eso era imposible hace décadas y eso es tecnología de las OFS.

Por ejemplo, Schlumberger, Haliburton y Baker Hughes son ejemplos de OFS exitosas. Estas corporaciones relativamente pequeñas – hablando en términos petroleros – están compitiendo con los gigantes de la industria, como son British Petroleum (BP), Royal Dutch Shell, Exxon Mobil.

Schlumberger – una de las pequeñas – facturó el año pasado 40 billones de dólares, teniendo unas ganancias de cinco billones, aunque estos números son inferiores a las ventas y ganancias de los gigantes. (Los ingresos de BP para el año pasado fueron 376 billones, Exxon Mobil 434  y Shell 470).  Ya Schlumberger,  en función de su capital (91 billones) ha sobrepasado algunas petroleras pequeña como a Conoco-Philips (71 billones) y todo eso en menos de 15 años.

Las 0FS son más  ágiles y toman decisiones corporativas más rápidas, incluso se asocian a los Estados en algunos casos, para apresurar los permisos ambientales y, ganar tiempo en el inicio de las exploraciones y explotaciones.

Todo esto lo traigo a colación,  pues el Gobierno de Danilo Medina se apresta a enviar al Congreso un proyecto de ley para crear el Ministerio de Energías y Minas, y supongo que, en ese nuevo Ministerio, las exploraciones petroleras tendrán una prioridad singular.

Las exploraciones son asuntos altamente costosos, complejos y riesgosos financieramente hablando. Hasta que los concesionarios de áreas y/o zonas adjudicadas no completan los estudios de exploración geológicas, geofísicas y geoquímicas, normalmente, les es difícil predecir dónde  existe la mayor posibilidad de encontrar yacimientos de hidrocarburos. 

La demanda mundial por combustibles fósiles aumenta a ritmo de 1-2 % por año, no aumenta más pues ya muchos pozos existentes se están secando; por ejemplo en el Mar del Norte la extracción se está reduciendo a ritmo de 6% anual. Para compensar la disminución en la extracción en pozos que regentean, las petroleras buscan todos los días en sitios más alejados e inaccesibles, como es el ártico y las costas de Brasil.

Volviendo al país, una cosa importantísima será la  persona que vaya a dirigir ese Ministerio. Debe ser una persona de probada capacidad para decidir, además con un historial de honestidad y antes de todo: con un baño de nacionalismo. Pues la experiencia nos enseña que:  los países que han descubierto hidrocarburos, sí no cuentan con funcionarios probos, es como si llamaran al mismo Diablo, les caen encima los buitres carroñeros que existen en esa industria y, posteriormente, esos países son saqueados sin misericordia por los de adentro, igual que por los de afuera.