Los países ricos ayudaron menos a los pobres en 2006

Por primera vez desde 1997, la ayuda de las naciones ricas a los países en vías de desarrollo desciende, denunció ayer en un comunicado Oxfam Internacional (OI), firmado por Ariane Arpa, directora general de la entidad de apoyo.

La principal ejecutiva de OI dice que los países ricos no cumplieron sus promesas de incrementar la ayuda al desarrollo internacional. Para el caso de España se verificó un incremento de su ayuda pero incumple el compromiso que aceptó ante la Unión Europea.

En 2006 la ayuda de los 22 países más ricos del mundo se situó en US$103.900 millones, lo que representa un descenso del 5,1% respecto al año anterior, según el informe anual del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD).

Oxfam Internacional e Intermón Oxfam en España, denunciaron el incumplimiento de las promesas realizadas por este grupo de países.

Además, al igual que el pasado año, las cifras se han visto infladas por las cancelaciones de deuda externa, especialmente a Irak y Nigeria, que han supuesto el 18,4% del total de la ayuda.

Aunque condonar deuda de los países pobres es vital para la lucha contra la pobreza, su cómputo en las condiciones que imponen los países ricos, enmascara un estancamiento del esfuerzo real de los donantes a la hora de proporcionar nuevos recursos para luchar contra la pobreza.

“La caída en las cifras de ayuda debería sonrojar a los países más ricos del mundo cuando el total de la ayuda a las naciones pobres en 2005 representaba ya apenas una décima parte del gasto militar del mundo”, afirmó Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam.

“El cumplimiento de los compromisos internacionales es una cuestión de vida o muerte para los países más pobres – millones de personas continuarán muriendo cada año de enfermedades que se pueden prevenir, 80 millones de niños no irán a la escuela y millones serán condenados a una vida en la pobreza”, afirmó Isabel Kreisler, responsable del área de financiación del desarrollo de Intermón Oxfam.

Los aumentos de ayuda han permitido al Gobierno de Tanzania incrementar sus presupuestos de educación y salud a lo largo de los últimos cuatro años.

El resultado es que 3,1 millones de niños se han podido incorporar a la escuela primaria y que el índice de mortalidad infantil se ha reducido en un 33%.

Entre 2005 y 2006 España ha incrementado la ayuda oficial al desarrollo en un 20.3%. Se trata de un aumento significativo, que confirma la tendencia ascendente del ejercicio anterior y que en términos absolutos nos sitúa, con 3.030.8 millones de euros desembolsados, en el octavo lugar entre los veintidós donantes del CAD.

En términos relativos, la ayuda española significa el 0.32% del PNB en 2006 (lugar décimo cuarto entre el conjunto de donantes) en comparación con el índice en el 2005.

España supera por primera vez la media de los donantes del CAD, que debido a la congelación de los ritmos de aumento de la AOD, se sitúa en un discreto 0.30% del PNB.

Sin embargo, el gobierno español no alcanza a cumplir sus propios planes, que preveían llegar al 0.35% en 2006 como paso previo al 0.5% para 2008.

España se queda además a 0.01% del compromiso de los donantes europeos que acordaron alcanzar como mínimo a nivel individual el 0.33% del PNB destinado a AOD en 2006. Este incumplimiento, que en el caso español el Gobierno achaca a nuevos cambios en la contabilidad del PNB, que le sitúa en el contexto europeo entre los cuatro rezagados junto a Grecia (que destina el 0.16% del PNB a la AOD), Italia (0,2%) y Portugal (0.21%).