«Los Palmeros no lograron vencer el cerco militar, pero vencieron el cerco del olvido», Juan Miguel Pérez

«Los Palmeros no lograron vencer el cerco militar, pero vencieron el cerco del olvido», Juan Miguel Pérez

A propósito de conmemorarse el 52 aniversario de la caída en combate del comando de la resistencia conocido como Los Palmeros, el sociólogo Juan Miguel Pérez considera que aunque aquellos cuatro jóvenes no lograron superar el cerco militar de miles de hombres fuertemente armados, lograron vencer el cerco del olvido y el tiempo.

«Lo más importante es saber que aunque ellos no pudieron romper el cerco militar que se le impuso el 12 de enero de 1972, sí pudieron romper el cerco del olvido, sí pudieron romper el cerco de la historia balaguerista, sí se atrevieron a desafiar el poder. Yo creo que la determinación de ellos es un ejemplo de lo que significaría para este país un proceso de cambio; tener a Palmeros siempre con las estrellas en la frente, luchando por la dignidad de todos y la justicia social», plantea Pérez, quien también es catedrático de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Puede leer: Elecciones 2024: ¿Sabes cómo votar correctamente?

Los cuatro, respondían a los nombres de Amaury Germán Aristy, Virgilio Perdomo Pérez, Ulises Cerón y Bienvenido Leal Prandy (La Chuta), quienes además de haber participado en la Revolución de Abril, posteriormente se habían ido a entrenar a Cuba para enfrentar al Gobierno impuesto por los norteamericanos en el país.

En opinión del catedrático, la inmolación no era lo que estaba en la mente de esos jóvenes revolucionarios, lo que estaba de por medio primero era su defensa personal, en riesgo porque en el país existía una dictadura muy sangrienta que tenía por objetivo desmontar todo lo que le oliera a los ideales del Gobierno constitucional derrocado en 1963, el de Juan Bosch.

«Hay que recordar que en el 1972 aquí no había estado de derecho, aquí no había democracia; lo que existía era una persecución feroz contra la oposición, contra los jóvenes sobre todo. Por eso cayeron más de 4,000 dominicanos en esos fatídicos 12 años de Balaguer», agrega.

Pareciera que a los jóvenes de hoy día no le importa aquel sacrificio, encaminado a establecer la democracia en el país: ¿qué opinión te merece?

Eso tiene responsables, porque lo que vencieron militarmente ayudado por el poder hegemónico más grande que tiene la tierra, que son los Estados Unidos, desarrollaron una política de «amnesia histórica» en el pueblo dominicano y la juventud, de modo que esa apatía o la hostilidad contra los símbolos revolucionarios, no es casual.

Explica que esa política encontró aliados importantes en los gobiernos posteriores, tanto los del Partido Revolucionario Dominicano como los del Partido de la Liberación Dominicana, que a pesar de ser de ideología supuestamente distinta a la del balaguerato, no hicieron nada para contribuir a rescatar la memoria histórica.

«No me refiero a nombrar calles o parques con el nombre de los revolucionarios, me refiero a su propia práctica en el Gobierno, porque si Los Palmeros murieron no fue para ver el grado de politiquería que la partidocracia hoy tiene, es vergonzoso ver esa angurria por estar en una boleta, ese anhelo por aliarse a lo peor para estar en un puesto de influencia y no precisamente para generar cambios como lo soñaron aquellos valientes jóvenes».

Publicaciones Relacionadas

Más leídas