Los portugueses, dispuestos a pagar hasta 230 euros por mejorar su currículum

curriculum-vitae-brasil

Lisboa.  En tiempos de desesperación, vale todo para encontrar empleo y cada vez son más los jóvenes portugueses -y no tan jóvenes- que deciden recurrir a empresas especializadas para poder presentar un currículum mejor, fiable y más original, aunque tengan que pagar por ello.   En Portugal, uno de los países más afectados por la crisis, con el paro todavía en torno al 15 % -una de las tasas más altas de la UE-, son varias las empresas creadas recientemente que ofrecen este tipo de servicios.

¿El precio? Hasta 230 euros, la mitad prácticamente del salario mínimo nacional que cobran cerca de 600.000 de los cerca de cinco millones de trabajadores portugueses.   Tanto para los más tradicionales como para los más valientes, las compañías especializadas en este tipo de trabajo cuentan con varias opciones para sus clientes, en función del tipo de empleo al que aspiren.   Desde currículos en papel que huyen del modelo estandarizado “Europass” hasta tarjetas personalizadas, páginas web profesionales en internet o presentaciones en formato audiovisual.

Todo vale para intentar impresionar al empleador y destacar entre la concurrida competencia.   A pesar de que ya se vislumbran señales de recuperación en Portugal después de la salvaje crisis de los últimos años, el desempleo continúa en niveles insostenibles, especialmente el juvenil, que ronda el 36 %, lo que se ha reflejado en un continuo aumento de la emigración.   Sin trabajo suficiente para todos, son cada vez más los recién licenciados y los parados que buscan alternativas para sobresalir entre los -a veces miles- currículos enviados para una misma oferta.

Si el objetivo es llamar la atención, qué mejor que recoger la formación y experiencia laboral en forma de juego de mesa, en una caja de cereales, un cartón de leche o incluso bordado en tejido -especialmente indicado para el sector de la moda-.

“Los currículos innovadores tienen un valor inmenso”, explica a Efe Pedro Pereira, uno de los fundadores de la firma de “promoción profesional” Otherwai, surgida a finales de 2013 de la mano de un grupo de jóvenes emprendedores portugueses.   Pereira, con experiencia como ilustrador, asegura que las compañías muestran una gran receptividad a este tipo de candidatos, lo que “normalmente” les permite a estos superar la primera barrera y pasar a la siguiente fase, la entrevista.

Dependiendo del puesto al que se aspira, los menos atrevidos prefieren optar por algo más simple y contratar a especialistas para que reformulen por completo su currículum, al que se añaden “extras” como un vídeo.   “La empresa fue creada para responder a una necesidad que detectamos en el mercado”, afirmó Pereira, quien trabaja en el seno de un equipo multidisciplinar en el que hay periodistas, diseñadores, licenciados en marketing e informáticos.   Sus precios varían entre los 30 y los 70 euros y ofrecen también la traducción de los currículum a otros idiomas, como el inglés o el francés.

  El vídeo es otra de las “estrellas” de su oferta, ya que permite a la empresa “no perder mucho tiempo” -el documento dura menos de un minuto- y al mismo tiempo conocer al aspirante, que tiene así la oportunidad de presentarse y mostrar sus dotes de comunicación.   Con todo, hay alternativas más caras que la suya. Es el caso de otra firma lusa, CV-DNA, que cobra entre 100 y 230 euros. ¿Qué aporta a cambio? Certificar todos los datos incluidos en el currículum, garantizando así la autenticidad tanto de la formación como de la experiencia del candidato.

Constituida por gestores en Recursos Humanos, además de analizar punto por punto el contenido del documento, también estudia el comportamiento de su cliente y elabora un informe que puede adjuntar a su currículum para dar a conocer sus puntos fuertes.   Otras empresas aparecidas en este mismo sector al calor de la crisis en Portugal ofrecen servicios de asesoramiento personal a quienes buscan empleo.   Orientación profesional de cara a las entrevistas y la organización de reuniones periódicas con personas con trabajo en diferentes sectores cuya experiencia puede servir de ayuda al aspirante forman parte también de su propuesta.