Los profesores y la calidad educativa

Los profesores vuelven a demandar aumentos de sueldos, y es bueno recordar que existen dos maneras de evaluar su trabajo, el rendimiento de sus alumnos y el resultado de las evaluaciones que se le deben hacer.
En todas las mediciones que se realizan a nivel internacional a los sistemas educativos, tanto latinoamericanos como de otras latitudes, los dominicanos tenemos los peores resultados, quedamos en los últimos lugares, por debajo de países con ingresos per cápita inferiores a nosotros, y esto se explica por la deficiencia de quienes tienen en sus manos la enseñanza.
En mayo del 2013, el Instituto Dominicano de Educación e Investigación de la Calidad Educativa (IDEICE), publicó los resultados de una investigación que evaluó los conocimientos que tenían profesores y directores de aritmética que se imparte del primero al cuarto grado de primaria, en las escuelas públicas con más de 500 estudiantes.
Se evaluó el dominio de los docentes en aritmética de cuarto grado, cuyo contenido no es más que sumar, restar, multiplicar y dividir, así como nociones de medidas. El resultado estableció que esos profesores tenían un conocimiento promedio del 58% de lo que se supone deben enseñar.
Es pertinente señalar que 67% de estos docentes, en los tres años anteriores a la evaluación, habían tomado talleres de capacitación. El conocimiento de los participantes no fue evaluado ni al principio ni al final de los cursos.
En otro estudio del mismo IDEICE del 2016, se evaluaron las destrezas en gramática española, de maestros y directores del nivel del primero al cuarto de primaria. Los resultados en comprensión lectora arrojaron un promedio de 38% y en dominio de la escritura un 28%.
Sin dudas que hemos estado formando desde hace mucho tiempo una generación de incapacitados, cuando la inteligencia y el conocimiento son imprescindibles para abrirse paso en el mundo de hoy.
Sin embargo, los profesores recibieron aumentos salariales en los últimos cuatro años muy por encima de la inflación nacional, y hoy se encuentran devengando salarios superiores a los de otros profesionales. Teniendo además su propio sistema de salud y una jubilación privilegiada.

Es evidente que la dramática situación que vive la educación dominicana, revela la pobre calidad de nuestras universidades, en particular la UASD, de donde salen más de la mitad de los graduados en pedagogía.
Es importante que se cumpla con la disposición de la Ley de la Estrategia Nacional de Desarrollo que ordena que los estudiantes de pedagogía deben ser evaluados al inicio y al final de la carrera.
Creemos que existe la posibilidad de que profesores y Directores reciban salarios más altos, siempre y cuando después de una rigurosa evaluación demuestren disponer de los conocimientos necesarios para desempeñarse en sus posiciones.
De igual manera, debemos ofrecerles las facilidades necesarias a todos aquellos interesados en completar su educación.
Tenemos que parar el camino que llevamos e iniciar la ruta correcta, en esta materia los cambios son muy lentos, pero si no lo hacemos ahora nunca saldremos de la pobreza y la ignorancia.

Es junto reconocer que en los últimos años se ha estado realizando un gran esfuerzo, que debe aminorar la etapa de construcción de nuevas aulas y centrarse en mejorar la calidad educativa, pues lo que en este aspecto se ha estado haciendo, no está dando resultados.