Los pueblos precolombinos y las técnicas sismorresistentes

29_01_2016 HOY_VIERNES_290116_ ¡Vivir!4 C

SANTIAGO. – La iglesia de San Francisco, construida hace 444 años y el edificio más antiguo de Santiago que ha sobrevivido a innumerables terremotos en la zona más sísmica del planeta, podría tener la clave del conocimiento precolombino en materia antisísmica.

El edificio religioso, que empezó a edificarse en 1572 y se concluyó 41 años después, es la única construcción colonial que sigue en pie en el país con su estructura original.

También es el único edificio que sobrevivió al devastador sismo de 1647, conocido como el “Terremoto Magno”, que según los cálculos actuales habría alcanzado una magnitud en torno a 8 y que arrasó Santiago al punto de que las autoridades se llegaron a plantear un cambio de ubicación de la ciudad.

En estos días, Natalia Jorquera, académica de la facultad de arquitectura de la Universidad de Chile ha destapado los cimientos para tratar de resolver una interrogante que la persigue desde que hizo su tesis doctoral sobre los riesgos sísmicos de las edificaciones preindustriales.

Y el hallazgo ha sido sorprendente. Los espesos muros del templo original reposan sobre unas bolas de piedra situadas en tierra delimitadas por unos muros laterales. “El muro estaría sobre patines, pero no se sale porque tiene un muro lateral de contención”, explicó, señalando que este sistema “no es típico de edificios coloniales monumentales” que dejaron los españoles en América ni en las construcciones en España.

Este tipo de construcción podría explicarse por la influencia de la mano de obra indígena en el diseño de este sistema.