HÍPICA POR DENTRO. “Los pura sangre nativos del rancho San Antonio”

Luis Márquez

Cuando en el año de 1980, -si mal no recuerdo-, surgió el “Haras Monte Plata”, al que les fue cambiado el nombre por el de “Rancho San Antonio”, propiedad del doctor Ángel Contreras, y asistido por su hijo el tan bien doctor Angelito Contreras, el cual siguiendo los pasos de su padre, se ha constituido en toda una autoridad en cuanto a crianza del pura sangre de carrera nativo.

Por ende un conocedor de todos los grandes padrotes y yeguas madres internacionales, lo que ha permitido conocer las líneas de sangre respectivas para de ese modo adquirir sus descendencias para incluirlas en su establecimiento para una mayor producción de alto linaje. Desde hacen muchos años el “Rancho San Antonio”, desde sus principios se trazaron una sola meta, de criar potros y potrancas sanos y consistentes con habilidad clásicas.

Lo que comenzó como un pequeño hobby, ha crecido, y en la actualidad es el establecimiento más importante de la cría del caballo de carrera nativo en la República Dominicana, -naturalmente-, sin menospreciar a los demás centro de crías del país, que también producen buenos productos.
De esta hara han surgido destacados ejemplares que ha hecho historia en el hipismo dominicano y eventos internacionales.