Los restos del padre de Alejandro Magno, en una tumba distinta a la pensada

tumba-filipo-ii

Madrid. Filipo II transformó Macedonia en la potencia hegemónica del mundo griego y cuando murió preparaba un ataque a gran escala al Imperio Persa, que poco después llevó a cabo su hijo Alejandro Magno.

Un nuevo trabajo constata que sus restos están en Vergina (Grecia), pero en una tumba distinta a la pensada. Liderados por Antonis Bartsiokas, de la Universidad Demócrito de Tracia (Grecia), un equipo de científicos -entre ellos varios españoles- publica un artículo en la revista PNAS que aporta luz sobre la tumba de este rey, asesinado en el 336 a.C. cerca de la actual Vergina.

En 1977 y 1978 se excavaron en el Gran Túmulo de la citada ciudad tres tumbas monumentales que habían sido construidas para el último descanso de miembros de la realeza macedonia y un templo dedicado a un héroe. Desde entonces, distintos equipos de investigadores han estudiado el material óseo.

Científicamente, los restos humanos que más atención han recibido son los de la tumba II, que “es la más rica y la que tradicionalmente ha sido interpretada como la tumba de Filipo II”, relató a Efe Asier Gómez-Olivencia, investigador de Ikerbasque (Fundación Vasca para la Ciencia) en la Universidad del País Vasco y uno de los autores del trabajo. Sin embargo, varios investigadores no estaban de acuerdo con esta interpretación, entre ellos Bartsiokas, quien ya en el año 2000 planteaba sus dudas en un artículo publicado en la revista Science.

Según Gómez-Olivencia, el detallado estudio que ahora se publica en PNAS “es el primero que se hace en profundidad a partir de los restos de la tumba I y ha arrojado resultados distintos a los estudios previos”. En concreto, los investigadores, entre los que también está Juan Luis Arsuaga, analizaron los restos humanos de tres individuos, los cuales fueron inhumados y no incinerados como los de la tumba II.

Uno de los esqueletos pertenece a un hombre de unos 45 años, sorprendentemente alto para su época (unos 180 centímetros), cuyo fémur y tibia muestran una fusión ósea completa a la altura de la articulación de la rodilla, así como un orificio en la misma, provocado por una herida penetrante que la atraviesa. Este individuo padecería una notable cojera.