Los restos del rey Ricardo III permanecerán en la catedral de Leicester

Londres. Los descendientes del rey Ricardo III (1452-1485), cuyos restos fueron hallados en Leicester (norte de Inglaterra) en 2012, perdieron hoy un recurso legal acerca de una disputa sobre el lugar donde el monarca debe estar enterrado.

En una vista en el Tribunal Superior de Londres, tres jueces fallaron hoy a favor del titular británico de Justicia, Chris Grayling, y la Universidad de Leicester, partidarios de que los restos del rey descansen para siempre en la catedral de esa ciudad, donde los restos fueron encontrados tras 500 años de búsqueda.

De esta manera, la Justicia rechazó el recurso interpuesto por los descendientes del monarca, cuya intención era trasladar los restos de Ricardo III a York (norte de Inglaterra).

Esa ciudad del norte de Inglaterra aspiraba a recibir los restos del rey pues fue el último monarca de la dinastía de York. Los restos se hallaron bajo un aparcamiento de Leicester en el que en aquella época se encontraba una iglesia que las reseñas históricas señalaban como la tumba del soberano, quien murió en la batalla de Bosworth Field en 1485, durante la Guerra de las Dos Rosas.

En la audiencia de hoy, los magistrados determinaron que los restos deberían continuar en Leicester y consideraron que “ha llegado el momento de que al rey Ricardo III se le dé un nuevo enterramiento digno, y de que finalmente descanse”.