Los retos  de Leonel

El presidente Leonel Fernández convocó una rueda de prensa con los directores de medios escritos el jueves diez del presente mes y señaló la especulación en los precios del petróleo como el villano que tiene patas arriba o tiki-mani, como se estila en la jerga de la guardia al que está preso, a la aldea planetaria.

Aunque el Presidente abordó el grave quebranto de la economía nacional por esos efectos, se adujo que no emitió la receta o pócima para restaurar la salud financiera del país, y es menester acotar que en estos gravísimos momentos que involucra no solo al país, repito, sino a la humanidad, no es justo ni lógico atosigar al Presidente ni clavarle las espuelas de los intereses para que proceda en consecuencias fácticas, sino de todos.

Sensato, prudente, densamente talentoso, versado, estudioso, el presidente Leonel Fernández de seguro que pautará las providencias correctas para con cadencia certera, superar los gravísimos problemas que sacuden a la aldea global y que nos involucra, sobre todo, porque no somos productores de crudos.

El Presidente sabe profundo que la prisa es plebeya, y él es un depurado intelectual.

Reducir, para empezar, el tamaño del Estado, eliminar la Cámara de Diputados, que viene sobrando, y manejarnos con un Congreso unicameral, y por ahí hay recursos por pi-pá para encauzarlos al reto agropecuario que requiere de RD$35 mil millones para hacernos competitivos, conforme experticio de la JAD.

Reformar la ley que creó INESPRE y anexarlo como el Departamento de Productores de la SEA.

Formular un llamado internacional a inversionistas del área  de las energías alternativas, concederles tierras en arrendamientos de RD$1 por año y total exención de impuestos y eliminar gradual la locura de los subsidios. Empecemos.