Los ricos de China preparan sus bodas en Surcorea

ricos de china

SEÚL, Corea del Sur. La novia y el novio se miran tiernamente a los ojos, iluminados por la luz que entra por la ventana del castillo francés, pero esta pareja de enamorados, provenientes de China, no está en Francia, sino en Corea del Sur, adonde han ido especialmente para tomarse los retratos antes de la boda.

Los novios, ambos de poco más de 20 años de edad y abogados radicados en Beijing, son parte de una creciente ola de chinos adinerados que admiran todo lo que sea surcoreano y que viajan especialmente allá para hacerse tomar las fotos de su gran día.

Un cuarto de todos los turistas que van a Corea del Sur provienen de China y un puñado de empresas dominan el sector de preparativos matrimoniales, que en total genera unos 15.000 millones de dólares anuales. Para los ricos de China, es un símbolo de status: gastar miles de dólares para viajar a Corea del Sur y hacerse allí su álbum de bodas.

Y la atracción no son los monumentos históricos ni la picante gastronomía, sino el sofisticado estilo urbano conocido como Gangnam, el elegante barrio de Seúl ahora hecho famoso por el video del rapero surcoreano PSY. Todo lo que proviene de Corea del Sur, especialmente los productos de moda y cosméticos, son copiados y emulados por la clase adinerada de China.

“El estilo en Corea del Sur es más sofisticado que lo que tenemos en China. Vinimos porque Corea del Sur es el líder en cuanto a moda y cosméticos”, dijo la novia, Yang Candi, mientras dos asistentes le arreglaban el cabello antes de la sesión fotográfica. El Ministerio del Turismo de Corea del Sur estima que más de 2,5 millones de chinos han ido allá y han gastado unos 2.150 dólares por persona en 2012, más que cualquier otra nacionalidad.