Los rockeros desisten de sus camisetas negras por el calor récord en Río

Rockeros

Río de Janeiro. El calor récord para este año registrado hoy en Río de Janeiro obligó a los rockeros que disfrutan de la cuarta jornada de Rock in Río a entrar en la “Ciudad del Rock” sin las típicas camisetas negras que vistieron para disfrutar de conciertos de grupos de música pesada como System of a Down.

Miles de personas circulaban en los diferentes palcos del festival Rock in Río con su camiseta en la mano o amarrada en la cintura en tanto que las jovencitas, más prácticas, llegaron preparadas con biquinis debajo de sus blusas y pudieron desfilar como si estuvieran en las playas de Copacabana o Ipanema.

“Por la mañana ya se sabía que el calor sería insoportable, por eso vine con el biquini debajo de la camisa y preparada para el calor”, dijo a Efe una “garota” de cabellos azules, pintalabios negro y que amarró la camiseta a la cintura.   Ese ambiente playero fue necesario debido a que, un día después de concluir el invierno austral, la temperatura llegó a subir a 41,3 grados centígrados en algunas regiones de Río de Janeiro, incluyendo la “Ciudad del Rock”, con lo que alcanzó su máximo nivel este año.

En el barrio de Santa Cruz, a pocos kilómetros del local en que festival, la sensación térmica llegó a marcar 44,4 grados centígrados.   Tales temperaturas fueron medidas a primera hora de la tarde, precisamente poco antes del horario de apertura de las puertas del festival, por lo que los organizadores anticiparon la entrada en 20 minutos.   La medida preventiva no impidió que numerosas personas que se aglutinaban en las afueras de la “Ciudad del Rock” pasaran mal por el calor y necesitaran de ayuda médica e hidratación.

Incluso un aficionado disfrazado como el pirata ‘Jack Sparrow’, de la película “Pirates of the Caribbean”, que pretendía disfrutar de la banda Hollywood Vampires, cuyo guitarrista es el actor Johnny Deep, sufrió problemas de salud por el peso y el calor del disfraz pero se negó a acudir a la enfermería.