Los sueños de ilusiones de Molina Morillo

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/FC3F563A-A703-4C65-A300-BD30DCEC841B.jpeg

Narraba el Doctor Rafael Molina Morillo, director de El Día, en la edición del pasado día 15, el sueño interrumpido por la llegada del lechero, llegando a plasmar las bienaventuranzas que todos queremos para este país, y que él, estimulado por su sueño, nos hizo partícipe de las grandes quimeras que albergamos en nuestro interior para enderezar el rumbo de la tierra que nos vio nacer, y probablemente, nos recibirá en su seno cuando partamos  hacia las moradas celestiales.

Los habitantes del país, que deseamos para el mismo la realización de ese sueño  del doctor Molina Morillo, estamos preocupados porque las esperanzas se nos agotan al ver de cómo la clase política, con tan tremendo  poder de depredación, han ido convirtiendo el bien común en algo quimérico e inalcanzable, ya que han avergonzado a todos los dominicanos por su conducta  para llenar sus bolsillos, afectando al grueso de la nación y sumergiendo en la pobreza  cada vez a más dominicanos.

  Por eso es que no podemos buscar culpables cuando recibimos tantos ataques desde el extranjero,  con críticas ácidas, desde un secretario  de la OEA que se alarma cuando brota un pleito entre haitianos y dominicanos y muere  uno de aquellos,  o que ponen en entredicho el robo de un avión de un aeropuerto supuestamente bien custodiado, y viene un alto  funcionario judicial  norteamericano a realizar investigaciones y se destaca el descuido del espacio aéreo, supuestamente bien  custodiado por costosos aviones,   que como juguetes se exhiben en la pista de San Isidro, ya que es casi seguro que nunca tienen suficiente combustible para mantener una misión de patrullaje por  varias horas y días  de forma continua.

 Por eso fue bueno que el lechero interrumpiera al doctor Molina Morillo en su sueño para que no sufriera  más desengaños, ya que la fortaleza de las fuerzas negativas es tan poderosa que cada día se acumulan más los problemas y convierten al país  en algo de dudosa confianza, al estar sometido  al severo escrutinio internacional, que hasta el FMI se abstiene continuar con las aprobaciones de las revisiones de las cartas de intención. Ellos  confiaban  en un equipo económico  que ahora está en desventaja  frente a las necesidades  electorales del momento, que podría desbaratar el poderoso andamiaje que sostiene la solidez económica de la nación desde hace siete años.

  Vivimos momentos  oscuros, en que la atención internacional se cierne sobre nosotros en la forma de cuestionar conductas,  no solo con el trato hacia los vecinos occidentales, sino hacia el  combate al narcotráfico  que cotidianamente  se anuncia captura de importantes alijos de drogas,  pero no es arriesgado pensar como  ya lo establecen las estadísticas,  que hay un flujo que no logra ser detectado. Cada vez se envuelven a más sectores,  que por las ambiciones actuantes atraen a nuevos intermediarios deslumbrados por ganancias a corto plazo.

  De ahí que, los sueños del director de El Día choca con los que, desde el exterior, tienen  al país vigilado y fiscalizado  por ser un impenitente violador de todo tipo de acuerdo, desde los de libre comercio, de los derechos humanos, de trabajo infantil de propiedad intelectual hasta la aplicación antojadiza de las leyes para las inversiones extranjeras con las presiones para buscar comisiones y otras sustanciales ayuda partidarias.