Los tiempos cambian… las familias también

En los cambios políticos, sociales y económicos radica la respuesta a la pregunta de ¿por qué ha cambiado tanto el modelo de familia?

“La familia no existe como una unidad aislada, existe en un contexto que le ejerce presión y, en consecuencia, los miembros de la familia se ven afectados, tienen que tomar decisiones que le pueden afectar positiva o negativamente”, señala la psicóloga y terapeuta familiar Soraya Lara de Mármol.

En estos tiempos, al momento de formar una familia la unión puede ser legal o no, puede ser para toda la vida, pero las separaciones y los divorcios son frecuentes, los miembros de la unión ya no siempre son heterosexuales, y la unión ya no es solo para procrear.

Todo esto revela que estamos ante el fenómeno de la diversidad y complejidad familiar.

Para  ilustrar estos cambios, ¡Vivir! comparte con ustedes dos ejemplos de modelos familiares. 

Familia tradicional

Cuando Magaly Montás y Sérvulo  Natera decidieron formar una familia, en los años 70,  lo normal era que  la mujer se dedicara al cuidado de la casa y el hombre proveía el dinero para los gastos. Y así ella lo hizo.

“Yo estudiaba medicina y en un tiempo trabajé pero cuando vinieron los hijos decidí dedicarme al cuidado de ellos y de mi esposo”, narró.  

Ella crió y educó a Sandra, a Giselle y a Salvador.

Hoy, cuando ya sus hijos son profesionales,  Magaly y Sérvulo miran hacia atrás sin arrepentirse del modelo familiar que escogieron para criar a sus hijos.

“Estamos orgullosos de nuestros hijos, los educamos con valores, les enseñamos respeto a la familia, amor al trabajo y esos principios no caducan”, asegura  Sérvulo. 

Igual opinión tienen sus tres hijos, quienes  señalan que aunque para criar a sus familias ellos escojan  un modelo diferente,  sus padres les dieron todo el amor y el apoyo que necesitaron.

“Los tiempos cambian y las necesidades de las familias también por eso yo, que ya estoy casada y  que  tengo dos niños: Gabriel de 4 años y Eduardo   de 3, no puedo quedarme en el hogar a criarlos y tengo que trabajar”, señala Sandra.

También así lo harán Giselle y Salvador, quienes señalan que al momento de casarse trabajarán, en el caso de Gisselle; y permitirá que su esposa trabaje, en el caso de Salvador.

Son enfáticos en que sus padres no pudieron hacer con ellos un mejor trabajo. 

“Es maravilloso cómo después de tantos años yo me levantó y veo cómo mami y papi se saludan con el mismo amor y cariño de siempre”, expresa Giselle.

Sali, como su familia llama a Salvador, dice: “Yo me inclinaré por el modelo actual de familia pero imitaré la de mis padres en cuanto a educación en valores”. 

Familia moderna

Por sus funciones gerenciales en Helados Bon, Rosa Dani Tió de Matos no puede estar todo el tiempo en la casa, por eso contrató a una mujer para la labores domésticas  de su casa.

Y es que desde que ella y su  esposo Ramón Matos Ledesma se conocieron, precisamente en el trabajo, Rosa ha sido una mujer muy interesada en su desarrollo profesional.

“La pareja debe compartir las responsabilidades y los gastos, por eso decidimos que yo continuaría trabajando”, señala Rosa.

Cuando nacieron Andrea Carolina y Andrés Alfonso, ella y Ramón acordaron que combinaría el rol de madre y esposa, con el de profesional.

Así, un día en la vida de ella comienza por  preparar a los niños y llevarlos al colegio (un momento que  dice no cambia por nada) y continúa con su llegada a la oficina y dedicación a actividades laborales.

A las 12:00 a.m. hace un alto para comer con su esposo y Andrés Alfonso, que llega del colegio.

Después, dependiendo del día, se ponen de acuerdo para llevar los niños a sus actividades extracurriculares y pasarlos a recoger para que en la noche estén todos puntual a uno de los momentos sagrados para la familia: la cena, momento en que estrechan sus lazos familiares conversando  de cómo pasaron su día.

La especialista

Soraya Lara

pacamrd@gmail.com

Cambios

La familia es la familia y como tal tendrá sus funciones. Lo que sí vemos  es que los valores que sostenían la familia tradicional se han ido transformando por una serie de acontecimientos sociales, económicos y políticos que la afectan. Un ejemplo es la presión económica que la afecta, todos tienen que salir a buscar el sustento económico.