Los trucos que se esconden
tras los alimentos Lights

http://hoy.com.do/image/article/148/460x390/0/1A7FDB20-D0B9-4826-B28D-1A67E85A1D5A.jpeg

ANNA JIMÉNEZ
a.jimenez@hoy.com.do
Hoy en día son muchas las personas que no están a gusto con su peso y desean conseguir a toda costa un cuerpo más parecido al d      e las estrellas de la gran pantalla.

Pero eso es difícil, sobre todo si se tiene en cuenta que cada uno tiene una determinada estructura ósea, así como una constitución que muchas veces nos impide lucir un cuerpo sílfide.

Por ello, los productos lights se han cobrado buena fama y son de los más demandados en el mercado. Pero, ¿qué significa producto light?. A menudo estos esconden una trampa que desconocemos.

Productos como los patés, mayonesas, o quesos, que aparecen bajo la denominación de lights, confunden, pues poseen un alto valor energético. Los productos en los que se indican que carecen de colesterol son, en muchos de los casos, alimentos que por propia naturaleza no lo contienen. Solo los alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos, el pollo, etc., lo poseen.

Muchos alimentos se presentan con frases engañosas  en las que exageran sus propiedades, si un producto se vende como ‘sin azúcar’ y está endulzado con fructuosa, hay que tener en cuenta que al momento de asimilarla el organismo la transformará en glucosa.

Un producto light es aquel que es más bajo en calorías, por lo menos un 30% que el alimento de referencia, es decir del producto natural. La reducción se realiza en los azúcares o en las grasas.

Sin embargo, hay que tener muy en cuenta que el que sean lights y tengan menos contenido de estos elementos, no quiere decir que sean adelgazantes, pues muchos de ellos, aun así y todo, contienen un alto contenido de grasas o azúcares.

Productos como los patés, mayonesas, o quesos que aparecen bajo la denominación de lights, sin embargo, poseen un alto valor energético.

Hay una condición que debería ser imprescindible a la hora de elegir este tipo de productos, para por lo menos estar informados de su contenido calórico y nutricional, y es leer la información que va adherida al pro

LA CLAVE

Hay que saber lo que  consume

Los términos más usados son “light”, diet y dietético, y aunque parecen iguales tienen sus diferencias. Light: Se referirse a una reducción significativa de algunos ingredientes del producto regular, y en el que la etiqueta debe de especificar qué es lo que se ha reducido (grasas, kilocalorías, sodio, etc.). Respecto a los denominados “Diet” solo se modifican  algunas de sus características o nutrientes,aunque no siempre quiere decir que que tenga menos kilocalorías.; en cuanto al dietético, si medirá el contenido de grasa es sólo un 50 % menor en comparación con el producto normal, por lo cual no debe abusar del mismo, pues no podrá rebajar. 

EL TESTIMIONIO

Los expertos aclaran

Siempre que una persona empieza a consumir los productos lights lo hace bajo la creencia de que preferirlos les evitarán engordar y el desengaño resulta devastador cuando pasan unos meses y con estos ganan unos kilitos de más. Es conveniente conocer todo respecto a estos alimentos tan demandados, pero muchas veces consumidos por equivocación, producto del desconocimiento de su composición. Igual si es un paciente con colesterol alto o con diabetes debe tener cuidado con lo que consume y su frecuencia.

ducto. En el caso de no tenerla es conveniente elegir otro producto que sí la posea, puesto que así está regulado para todos ellos.

Otra de las cuestiones que hay que tener en cuenta es que, generalmente, la cantidad de calorías y otros nutrientes vienen señalados para una porción determinada, de tal manera que se indica esta composición; por ejemplo, para 100 gramos, pero de ese alimento se va a consumir el doble, lo cual significa que tendremos el doble de aportación de la que señala la información.

Los productos en los que se indican que carecen de colesterol son, en muchos de los casos, alimentos que por propia naturaleza no lo contienen. Solo los alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos, el pollo, etc., lo poseen.

Para el óptimo consumo de los productos lights hay que conocer el contenido nutricional que se pretende consumir, buscar aquellos que realmente queremos y poder comparar etiquetas y precios. Son los ancianos, deportistas y obesos los grupos más sensibles a recibir publicidad nutricional engañosa.

Muchos alimentos se presentan con frases engañosas  en las que exageran sus propiedades, si un producto se vende como ‘sin azúcar’ y está endulzado con fructuosa, hay que tener en cuenta que al momento de asimilarla el organismo la transformará en glucosa y si se padece de diabetes se puede correr el riesgo de elevar los niveles de glucosa.

Es importante estar claros a la hora de interpretar lo que dicen las etiquetas que supuestamente pertenecen al anaquel de “productos dietéticos”, por ejemplo cuando está etiquetado como diétetico y quiere saber cuantas kilocalorías tiene de menos respecto a un producto convencional, sepa que la disminución es de un 30 por ciento, cuando la aplicación va dirigida a la proporción de sodio, la reducción es de un 50%.

Si la etiqueta lleva la leyenda “bajo en grasa”, no crea que comiendo un poco más le engordará menos que un producto convencional que coma poquito, pues el hecho de que indique que tiene menos grasa no significa que tenga una reducción de kilocalorías, por tanto esto no quiere decir que engordará en menor proporción,sino que la grasa en sangre será menor al consumir este alimento.

En este sentido los nombrados “bajos en grasa” son recomendables para mujeres en edad menopáusica y pacientes con colesterol malo elevado.

Si el producto a consumir dice “reducido”, suele aplicar un 25% menos del elemento que indique que está reducido, sea en sodio, en grasa, etc.

Libre: Aunque no siempre sea realmente libre de la sustancia que indique, las cantidades serán mínimas, de azúcar, grasa, colesterol, sodio o kilocalorías.

Bajo: Si el producto indica que es bajo en grasa, contendrá tres gramos menos. Si es bajo en sodio, contendrá un gramo menos.

Si lo es en kilocalorías, la reducción será de 40 kilocalorías y si es colesterol, será de menos de 20 miligramos.

Rico: En fibra, en hierro…se aporta entre un 10 y un 19% del valor recomendado.

Natural: En estos alimentos no se añaden colorantes, sabores o colores artificiales y no siguen ningún procedimiento industrializado, estos son los más recomendados para los niños y envejecientes, pues reducen las posibilidades de alergias alimenticias, ya que la mayoría de los colorantes y conservantes elejan los alérgenos en pacientes sensibles a esta condición.

Sin sal: Durante el proceso industrial no se añade sal al producto, aunque puede ser sustituÍdo por el sodio, por esta razón es mejor consumirlos con precaución y si médicamente tiene contraindicado el consumo de sal es preferible que en lo posible prepare sus propios alimentos, preferiblemente frescos y no precocidos, sin añadir el mineral, de esta forma estará garantizando su salud con la prevención en la seguridad de lo que está consumiendo.

Si es diabético probablemente preferirá los etiquetados con la atractiva frase: “sin azúcar”. A este respecto es bueno que sepa que estos resultan ser productos en los que el azúcar es sustituída por edulcorantes naturales o artificiales, de bajo contenido en calorías, o no los lleva en absoluto, si su trabajo tiene muchas exigencias y debe leer  o planificar demasiado es recomendable que no los consuma tan amenudo, pues suele contribuir a olvidar las cosas, produciendo lapsus de falta de memoria en los consumidores en alta frecuencia.

A pesar de esto es imposible negar que los denominados “sin azúcar” son los de menor cantidad de calorías, por lo menos un 30% que el alimento de referencia, es decir del producto natural. Muchos también suelen preferirlo para cuidar sus dientes de las caries y mantener los niveles de ansiedad descendidos al ingerir frecuentemente goma de mascar, que muchos dentistas recomiendan, pues al no contener el dulce no daña las piezas dentales y las limpia de residuos.