Los verdaderos culpables

Las mismas naciones que están enviando ayuda a lo que fue Haití son las responsables de la actual tragedia. Son las mismas naciones que desde el 2004 se han opuesto en la ONU a la extensión del mandato de ayuda a Haití. Ese mandato era en el área militar inmediata, no en el área de desarrollo integral y en la construcción de infraestructuras. Son las mismas naciones que han colaborado a mantener esa situación desde cuando Haití era una colonia francesa.

Las mismas naciones que propiciaron dictaduras eternas como la de Papa Doc y Baby Doc y que organizaron coups como el de Bertrand Aristide en dos ocasiones, cuyo lema de campaña había sido: “De una miseria absoluta a una pobreza digna”. Bien pudo haber sido: “Desde la más completa explotación hasta la destrucción total”.

Es un país que desde su misma fundación ha sido deliberadamente mantenido en el más absoluto subdesarrollo con la ayuda precisamente de esas mismas naciones que hoy ofrecen su ayuda masiva.

Más del 85% vive con menos de un dólar al día.

Es natural que cuando la tierra tiemble, y siempre tiembla tragándoselo todo como en el 1770 y en 1842 (contribuyendo indirectamente a nuestra independencia dos años después), o cuando un huracán como el que destruyó a Gonaïves en septiembre del 2008, todo se venga abajo por omisión y falta de la infraestructura preventiva.

La historia siempre se ha repetido en el caso de Haití, en  cuyas entrañas colindantes con Dominicana, según algunos expertos en la materia,  yacen los depósitos de oro más grandes del continente.

¿Se necesitará ahora otro plan Marshall para toda la Isla?