Los vientos de los agujeros negros afectan a la formación de estrellas

ag

Redacción Internacional.  Los agujeros negros gigantes, y más en concreto los vientos que emergen de ellos, afectan a la galaxia en que se alojan pues acaban con sus reservas de la materia prima de la que surgen las estrellas.

Este descubrimiento fue efectuado por un grupo de astrónomos que usaron para sus trabajo el observatorio espacial Herschel, según un comunicado de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Los agujeros negros gigantes que se localizan en el interior de la mayoría de las galaxias son objetos extremadamente compactos, con masas que superan en millones y miles de millones a la de nuestro sol.

Muchos de ellos son relativamente pasivos, como el que se ubica en el centro de la Vía Láctea, pero otros devoran lo que hay a su alrededor “con gran apetito”. Esos agujeros negros activos no solo se alimentan del gas que hay en sus cercanías, sino que también expelen parte de él en forma de potentes vientos y chorros y los astrónomos sospecharon durante tiempo que estos eran los responsables del agotamiento del gas interestelar, en particular de las moléculas de gas a partir de las cuales surgen las estrellas.