Ludopatía: La peligrosa adicción a las apuestas

Ludopatía: La peligrosa adicción a las apuestas

Muchas personas han arruinado sus vidas en casinos.

La ludopatía es conocida como la adicción a los juegos de azar. La Sociedad Española para el avance de la Psicología Clínica y de la Salud (SPECYS) la define como un trastorno adictivo caracterizado por comportamiento de juego desadaptativo, persistente y recurrente que lleva a malestar clínicamente significativo.

Muchas victimas de ludopatía han sufrido pérdidas de trabajo, problemas de dinero, fraude, crimen o problemas en las relaciones familiares.

La mayoría de afectados admiten que han perdido sus vidas en casinos y loterías y se lamentan por no buscar ayuda.

A continuación, conozca este trastorno, síntomas y consecuencias de la ludopatía.

Le puede interesar: ¡El cólera ataca! Qué es, síntomas y cómo cuidarte

Causas

Las principales causas que pueden provocar ludopatía son: situaciones de estrés y necesidad, historia de familiares con problemas en el juego, creciente publicidad de juegos online de apuestas y consumo de sustancias.

Expertos señalan que muchos pacientes comenzaron disfrutando la excitación que provoca ganar apuestas y van aumentando progresivamente (no de manera repentina) las cantidades de dinero.

Las victimas aseguran sentir «confianza» cuando ganan la primera apuesta lo que se incita a buscar un premio mayor.

Síntomas

  • Estar irritable o inquieto al intentar dejar de jugar o jugar menos.
  • Apostar mayores cantidades de dinero para recuperar lo perdido previamente.
  • Mentir sobre la cantidad de dinero gastada en juegos.
  • Se pone en riesgo o se pierden relaciones interpersonales significativas, trabajo y oportunidades educativas o profesionales por el juego.
  • Creciente publicidad de juegos online y apuestas.

Consecuencias de la ludopatía

Muchas personas toman acciones desesperadas cuando están en crisis (Archivo)

Cuando una persona comienza a jugar, el sistema de recompensa del cerebro se activa liberando dopamina.

La dopamina es un neurotransmisor asociado con la recompensa del cerebro, y responsable del comportamiento adictivo. 

El ludópata necesita jugar a toda costa y su comportamiento se verá modificado aumentando el tiempo.

La adicción al juego, consigue que el ludópata se aísle por completo de su entorno. Cuando el problema se haga perfectamente visible comenzará a descuidar y desinteresarse por la familia, los amigos, la pareja….

Una gran característica del juego patológico, es que la gran mayoría de los tipos de juego necesitan una inversión económica. 

La adicción al juego provoca problemas de rendimiento en el adicto. Es muy común entre los adictos al juego que aparezca cierta desmotivación por su trabajo o sus estudios, y por tanto comienzan a aparecer las faltas injustificadas. 

Publicaciones Relacionadas

Más leídas