Luego de cuatro días, entierran mujer que se creía estaba viva

muerta
Santiago. Fue sepultada, luego de  que comenzara a heder y a descomponerse, María Almánzar, a quien sus familiares se resistían a enterrar por creer que no estaba muerta, debido a que de sus ojos salían lágrimas cada vez que le oraban.
Almánzar, de 45 años de edad, quien llevaba 85 horas acostada en cama, presentaba síntomas de elasticidad y no de dureza como cuando ocurre cuando una persona se muere.
“En la madrugada comenzamos a notar que su cuerpo ya presentaba síntomas de mal olor y entonces en la mañana decidimos enterrarla”, dijo entre sollozos su hija  Perla.

Así mismo agregó que se van a sentir mejor ahora, porque no querían enterrarla y después pasarse el resto de la vida lamentándose, creyendo que la habían enterrado viva.
La mujer fue entregada por el Hospital José María Cabral y Báez, como muerta, desde el pasado domingo y los familiares se negaban a sepultarla.
Una gran cantidad de vecinos acompañaron a los familiares a depositar el cadáver en una tumba en el cementerio municipal de La Ciénega.