Luego de rendírserle honores, Hatuey recibe sepultura; destacan cualidades

p19

A lmas compungidas, llanto contenido, y promesas de seguir el legado político, ético y moral que dejó, acompañaron ayer el cortejo fúnebre con los restos de Hatuey Decamps Jiménez en su paso por el Congreso, su Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD), hasta el Camposanto Puerta del Cielo, que lo acogió.
“La única expresión que la lengua reserva para describir el acontecimiento de profundo dolor y tristeza que representa la infausta noticia del fallecimiento del licenciado Hatuey Decamps Jiménez, es conmoción y estremecimiento…”, dijo la presidenta de la Cámara de Diputados, Lucía Medina, en las honras fúnebres que como exlegislador le rindió ese cámara del Poder Legislativo.
Impronta legislativa. Medina afirmó que Decamps, como presidente que fue de la cámara baja, dejó sembrada allí para siempre la impronta de sus acciones, liderazgo legislativo y capacidad de gerencia, al impulsar numerosas reformas institucionales y legislativas que contribuyeron de manera determinante a la institucionalización y modernización del Poder Legislativo.
Citó entre esas iniciativas, la creación de las provincias Monte Plata y Monseñor Nouel; modificación del Código de Trabajo, y fue coautor del proyecto de Ley que creó el INFOTEP.
También la tecnificación de los sistemas de gestión legislativa y de operación gerencial y administrativa de la cámara baja, como fueron la construcción de las oficinas de comisiones; implementación del sistema de sonido de las curules, “y como aporte relevante, mejoramiento y dignificación de los deprimidos salarios que para entonces devenganban los diputados (as) de República Dominicana”, subrayó la presidenta de la Cámara de Diputados.
Presidente va a Funeraria. Antes de que los restos de Hatuey fueran llevados al Congreso, el presidente Danilo Medina acudió a la Funeraria Blandino a ofrecer sus condolencias a sus familiares, y consideró su fallecimiento como una gran pérdida para el PRSD y para el país.

Resaltó que Decamps fue un hombre de mucho carácter, convicciones firmes e ideas muy claras en función de lo que creía y, además, con una vida en la que pudo defender sus ideas con gallardía”.
El mejor homenaje. De la sede del Congreso el cortejo fúnebre partió hacia la Casa Nacional del PRSD, en la avenida Bolívar. Allí habló su hijo Luis Miguel Decamps, quien recordó que su padre creó ese partido para defender la historia, y que de ahí su lema “ Libertad, Democracia, Justicia Social y no Reelección”.
Dijo que el mejor homenaje que pueden hacerle sus miembros y dirigentes tras su muerte, es mantener esos principios y continuar haciendo el trabajo que con tanto ahínco inició para beneficio del país.
“Aunque el cuerpo inerte de nuestro presidente se encuentra ante nosotros hoy, la realidad es que su presencia se mantiene tan firme como siempre, y se mantiene así por todos los que estamos aquí con el compromiso de enarbolar su legado como punta de lanza de todas las actuaciones políticas que seguirán haciéndose en este partido que tiene sus puertas abiertas para todos los dominicanos (as)”, dijo.
El panegírico. Lo hizo Rafael Gamundy Cordero, secretario general del PRSD, quien definió a Hatuey como un hombre íntegro, al cual no solamente el Congreso Nacional “al que le dio vida y dignidad”, le debe mucho, sino toda la nación dominicana.
Hizo un recuento de la vida familiar y política del extinto líder político fallecido la noche del viernes afectado de un cáncer.
Afirmó que el fallecimiento de Hatuey no cambiará las cosas en el PRSD, donde seguirán rompiendo muros y abriendo ventanas para que el país encuentre la real libertad.
Agradeció al presidente Danilo Medina la distinción que tuvo al ir a la funeraria Blandino, donde fueron velados los restos de Hatuey. También a los adversarios políticos que acudieron a rendirle tributo a Hatuey en su funeral.
Dijo sentirse realmente emocionado al ver también a tanta gente que lo combatió y a los que Hatuey combatía, decir que Decamps era un gran hombre y un gran dominicano.
“Dominicanos, así como la Bandera Nacional, de Duarte, Sánchez, Mella y Luperón; la bandera de Manuel Aurelio Tavárez Justo, de Francisco Alberto Caamaño Deñó, José Francisco Peña Gómez, y de Hatuey Decamps Jiménez y de nosotros, se verá alta, muy alta porque nuestra conducta será de lucha por los principios, con gallardía y con valentía hasta el final”, puntualizó Gamundy Cordero.
Agradecimiento. A nombre de toda la familia habló Hatuey Decamps hijo (Hatueycito), para agradecer la solidaridad con la familia.
Dijo que su padre les enseñó múltiples cosas, siendo la principal, el valor de la familia.
“Aparte de la lucha política de nuestro padre, nunca se nos va a olvidar que somos una familia y estamos unidos para siempre”, dijo Hatueycito.
Orgullosa. Libertad, hemana de Hatuey, consideró que su muerte es una oportunidad para que el pueblo dominicano, especialmente los más jóvenes, aprendan a conocer un poquito más de la historia y de la vida de su hermano, quien al igual que sus demás hermanos, heredó de su padre los principios.
Honores militares. Tanto en el Congreso Nacional como en el Camposanto Puerta del Cielo, batallones mixtos rindieron a sus restos los honores correspondientes a su investidura de expresidente de la Cámara de Diputados.
Tras las honras fúnebres, a su hoy viuda, señora Dominique Blühdorn, le fue entregada la bandera que cubrió el féretro con los restos de su difunto esposo.
Familiares. A Hatuey Decamps Jiménez le sobreviven además de su viuda, la señora Blühdorn, sus hijos Gabriela, Charles, Olivia y Alexandra Decamps Blühdorn; Hatuey y Luis Miguel Decamps García; y Milagros Marina, Alvaro Hatuey y Andrea Salomé Decamps Germán, además de sus nietos, hemanas, hermanos y otros familiares.