Lugares turísticos que puedes visitar sin salir de la ciudad

Lugares turísticos que puedes visitar sin salir de la ciudad

¿Llegó el domingo y no quieres salir de la cuidad?

Cuando un extranjero escucha hablar de República Dominicana, lo primero que le viene a la mente es una imagen de un espacio vacacional en el que los turistas portan una pulsera colorida en la muñeca, mientras beben y comen sin fin, antes de darse un baño o tirarse sobre la arena de una de las playas que parecen de postal.

República Dominicana no es solo playas, si eres una persona inquieta, tienes muchas opciones y, sobre todo, sanas para disfrutar de este magnífico país y su historia.

Santo Domingo, Ciudad Colonial, fue la primera ciudad fundada por los europeos en América y es el principal atractivo cultural de República Dominicana. En el apartado de naturaleza, te quedarás sorprendido con la diversidad de lugares y planes que en ellos puedes hacer.

El lugar más histórico de Santo Domingo, también el más romántico, animado y cultural. Antiguamente era el hogar de los colonos españoles, que construyeron la ciudad amurallada como modelo para el resto de las Américas, es un área repleta de museos, iglesias, tiendas, teatros, restaurantes y parques. Alójate en una antigua casa colonial convertida en hotel «boutique», pasea por la calle peatonal El Conde, salpicada de tiendas, cafés en la acera y arte callejero, y cena en una de las plazas iluminadas con faroles.

A lo largo del camino, visita los sitios más antiguos de América, incluyendo:

1- Catedral Primada de América

La Catedral Primada de América, construida en piedra caliza de color rosado, tiene tres puertas, la principal o norte que da al parque Colón. La sur, que se le conoce como la puerta del Perdón porque, se dice que cuando los perseguidos por causas políticas la cruzaban eran perdonados. La tercera o Mayor es la única que no es gótica, es de estilo plateresco. El escudo de Carlos V labrado sobre piedra corona al doble arco de medio punto. Ese atrio, durante la época de dominación haitiana, funcionó como mercado.

Conocida como Catedral Primada de América, esta monumental construcción, ubicada en la histórica y romántica Zona Colonial de Santo Domingo, específicamente entre las calles Arzobispo Meriño e Isabel La Católica, en realidad lleva el nombre de Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Nuestra Señora Santa María de la Encarnación o Anunciación.

El templo es una impresionante obra arquitectónica donde resaltan los estilos Gótico, Mudéjar, Renacentista, Plateresco y Herreriano, distribuidos en sus 54 metros de longitud, 23 metros de ancho y 15 de alto. Cuenta con un campanario y una cúpula central.

La catedral contiene una gran colección de pinturas, piezas de ebanistería, muebles y otros objetos que poseen gran valor histórico e incuestionable belleza artística.

El templo cuenta con tres puertas de acceso, dos de estilo gótico y una tercera que es de estilo plateresco.

Según la historia

La catedral fue encargada por el papa Julio II en el año 1504, y su construcción fue iniciada en el 1512 bajo la supervisión del obispo fray García Padilla. Fue inaugurada el 12 de febrero de 1546, con el nombre de Catedral Metropolitana y Primada de las Indias.

Está abierta al público de 08:00 de la mañana a 05:00 de la tarde. Los boletos de entrada son adquiridos en la esquina sureste de la catedral. La misa diaria es realizada de lunes a sábado a las 05:00 de la tarde y los domingos al mediodía y a las 5:00 de la tarde.

2- Fortaleza de Ozama

La Fortaleza Santo Domingo o Fortaleza Ozama es uno de los monumentos culturales históricos de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, en la República Dominicana. Fue construido por los españoles durante la época colonial y es el fuerte más antiguo construido por los europeos en América. La Fortaleza Ozama fue llamada durante la época colonial Torre del Homenaje, aunque posteriormente era llamada también Torre de la Vigía o de la Vigilancia, ya que en la parte superior se podía observar la entrada del río Ozama y la costa del mar Caribe.

La Fortaleza Ozama tiene una aspecto de castillo medieval con piedras, el cual aún se conserva en su forma original. Una vez dentro podemos encontrar un conjunto de túneles y calabozos los cuales eran utilizados para aislar a los prisioneros. Cristóbal Colón estuvo preso por un tiempo allí. La Fortaleza forma parte de la cultura y los monumentos que cuentan la historia del descubrimiento de América. Está compuesta varias zonas y estructuras como la estatua de Gonzalo Fernández de Oviedo, El polvorín, y lo que es La Torre del Homenaje. También se encuentra lo que es El Fuerte de Santiago. Donde se incluyen las ruinas de la primera obra y El Portal de Carlos III.

3-Calle El Conde

Calle del Conde: Es la única calle peatonal de la ciudad de Santo Domingo.

Es la única calle peatonal de la ciudad capital y el centro comercial de la Zona Colonial.

Es una vía de un kilómetro de largo, está situada entre el parque Independencia y la avenida Francisco Alberto Caamaño Deñó, y dado sus edificios históricos es uno de los lugares turísticos más visitados de Santo Domingo.

Originalmente llevaba el nombre de Calle del Clavijo cuyo origen remonta al año 1543.

Su nombre actual hace honor al gobernador español Bernardino de Meneses y Bracamonte (1625-1656) quien llevó el título de conde de Peñalba  y fue victorioso sobre las fuerzas inglesas durante el asedio de Santo Domingo en 1655.

Fue en esta calle que llegó la modernidad a la República Dominicana, ya que ahí se construyeron los primeros edificios de hormigón con ascensores. Durante la Revolución de Abril de 1965, la calle El Conde fue el escenario de importantes enfrentamientos y negociaciones políticas. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (Unesco) el 8 de diciembre de 1990.

Actualmente, la calle El Conde cuenta con un gran número de tabernas, restaurantes, establecimientos de comida rápida, hoteles, puestos de artesanía y tiendas de regalos.

4- Museo de las Casas Reales

El conjunto, declarado Museo de las Casas Reales en 1976, cuenta con dos edificios comunicados entre sí. Uno funcionaba como Palacio de los Gobernadores y el otro como Real Audiencia y Contaduría General. Se reconoce como el museo más completo del continente americano, ya que recoge de la historia de la isla, desde el comienzo de la época colonial, en el año 1492 hasta 1821, año en el que se independiza de España.

Se divide en dos plantas que acogen un total de veinte salas de exposición. La primera se compone de distintas galerías que albergan colecciones centradas en el “Descubrimiento, conquista y evangelización”, “Piratería y contrabando”, “Economía”, “Santa Bárbara”, “Farmacia”; entre otras. Podrás encontrar también un vestíbulo, una cafetería, y otras exposiciones temporales.

En la segunda planta accederás a la “Galería de audiencias”, “Sala de armas”, exposiciones en torno a la contaduría, la legislación, el “Despacho del oidor principal”, “Despacho del capitán general”, “Sala de la vida familiar”, “Gran sala de gobernadores”, etc.

Si lo deseas, tienes a tu disposición guías pertenecientes al museo que acompañarán tu visita, indicándote los aspectos más destacados e interesantes del recorrido.

No dudes en acercarte a uno de los monumentos más importantes del patrimonio dominicano, y conoce más en profundidad la cultura de los habitantes de la capital de la República Dominicana.

El Alcázar de Diego Colón

Uno de los museos más populares de la Ciudad Colonial, es también el más impresionante en términos arquitectónicos. Terminado alrededor del año 1512, este palacio de estilo gótico y renacentista fue la casa de Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón, y su esposa María de Toledo, sobrina del rey Fernando de España.

Con vistas a la Plaza de España por un lado y al río Ozama por el otro, es la residencia virreinal más antigua de América y el primer palacio fortificado, convertido en un museo que exhibe muebles, arte, instrumentos musicales y armas del siglo XVI. Escaleras de caracol conducen a las bien conservadas habitaciones de la pareja, y al lujoso salón de recepción iluminado por candelabros de cristal donde se celebraban los eventos de la aristocracia española.

El edificio que alberga hoy el Museo Alcázar de Don Diego Colón está situado en la Zona Colonial de Santo Domingo, República Dominicana. Fue testigo del pasado colonial del país. Se construyó en un solar sobre los farallones que miran hacia el río Ozama .

Se le concedió a Diego Colón, hijo primogénito del descubridor de América, Cristóbal Colón, por el rey Fernando el Católico, para que edificara una morada para él y sus descendientes durante su estancia en esta isla, a la cual llegó en 1509 en calidad de gobernador. La construcción del Alcázar de Don Diego Colón se llevó a cabo entre los años de 1510 y 1514.

De estilo gótico mudéjar mayormente, el Alcázar tiene también algunas características renacentistas. Son notorias en sus arcadas, así como del estilo isabelino observables en las borlas que lo adornan. El edificio se construyó utilizando mampostería de rocas coralinas. Originalmente era un gran palacio de 55 habitaciones, de las cuales se conservan sólo 22.

Parque Nacional Los Tres Ojos

Te invitamos descubrir uno de los secretos mejor guardados de la República Dominicana, el Monumento Natural Los Tres Ojos en la ciudad de Santo Domingo.

No está tan lejos de la ciudad, el Parque Nacional Los Tres Ojos es un hermoso respiro natural, sólo ocho kilómetros al este de la ciudad, donde podrás observar las cavernas subterráneas de los taínos que alguna vez fueron utilizadas como refugio o lugar de ritual. Una escalera conduce a una serie de cuevas, con senderos que abrazan tres lagunas de agua dulce, azules e iridiscentes, u “ojos” como los taínos solían llamarlas por sus formas ovaladas. Una cuarta laguna es accesible a través de una pequeña barcaza de madera, que revela un magnífico paisaje al aire libre con formaciones rocosas cubiertas de una exuberante vegetación. Estate atento a los petroglifos y artículos de cerámica hechos a mano.

Lago Azufre

Con cuatro metros de profundidad, este es el primer lago que alcanzamos a ver desde que entramos. Su nombre se debe a que en su fondo se puede notar una sustancia blanquecida y por ende las personas que concurrían a este lugar pensaban que esta era azufre, tras estudios científicos se demostró que no era azufre, sino calcio y otros minerales.

El Lago de las Damas

Es el segundo lago que llegamos a ver, debe su nombre a que antes se usaba como balneario y por su ubicación tan discreta y por ser poco profundo, fue reservado para las mujeres y los niños. Tiene 2.5 metros de profundidad en su interior.

La Nevera

Es el tercer lago que alcanzamos a ver, su nombre se debe a las bajas temperaturas que alcanza ya que nunca recibe la luz solar. Su temperatura oscila entre los 15°C y 21°C. Tiene una barca de madera para cruzar hacia el lago Los Zaramagullones. Tiene 5.4 metros de profundidad.

Los Zaramagullones

Es el único lago que está al aire libre, es el cuarto lago, su nombre se debe a una especie de patos anfibios que son autóctonos de la zona. Cuenta con una vegetación natural que rodea el lago. Tiene 6.1 metros de profundidad, por ende no se le reconoce como un «ojo». Es de forma circular y tiene una circunferencia de aproximadamente 223 metros.

Abierto al público los 7 días de la semana de 8:30 de la mañana a 5:30 de la tarde

Para darte la vuelta por este hermoso lugar junto a tu familia, te
recomendamos llevar vestimenta cómoda y calzado deportivo.
OJO: No está permitido bañarse en los lagos.

¡Seguimos cerca y llegamos al Faro a Colón!

El Faro a Colón, ubicado en la proximidades de Villa Duarte en el municipio de Santo Domingo Este, es un monumento de gran valor arquitectónico en las Américas; representa una cruz de hormigón armado de tres cuartos de milla de largo y 115 pies de altura, además posee una serie de reflectores que hacen alegoría al cristianismo cuando están encendidas.

En su interior se aloja un museo colombino que exhibe reliquias, tesoros y producciones culturales de diversas naciones del mundo.

El monumento que honra al navegante Cristóbal Colón fue inaugurado el 6 de octubre de 1992, por el entonces presidente Joaquín Balaguer, en conmemoración del V centenario del descubrimiento de América, tres días después de su apertura, el Papa Juan Pablo II en su tercera visita al país ofreció una misa en la explanada del monumento.

En el mismo año de su inauguración, los restos de Cristóbal Colón fueron trasladados de la catedral, donde habían permanecido desde 1544, al Faro. Aunque hay polémica respecto a esto ya que los españoles han demostrado, mediante distintos análisis genéticos, que por lo menos una parte de ellos se encuentra en Sevilla, en su catedral.

La reconstrucción de la obra recibió opiniones encontradas. Diversos sectores de la sociedad entendían que el alto costo de la obra se podría utilizar para trabajo sociales, mientras que para otros la edificación, significaba un alto atractivo turístico para nacionales y extranjeros, y hacía justicia al encuentro entre dos culturas.

El embajador Luis F. Thomen, primero a la izquierda, presenta a la Organización de Estados Americanos (OEA), el diseño para la construcción del Faro a Colón, el 17/04/1952.

Se realizó un concurso en 1931 para elegir quién sería el arquitecto que diseñaría esta obra; el arquitecto británico Joseph Lea Gleave fue quien ganó el concurso, siendo favorecido entre 455 participantes de 48 países. La construcción comenzó en 1948

Faro a Colón, la premisa era que el monumento debía representar por un lado una cruz, y por el otro, una pirámide maya. Así, se erige un colosal monumento muy original compuesto por 251 faroles y un espacio de 2,6 km2. Algunas noches determinadas, las luces iluminan el cielo dibujando una gran cruz que se divisa a varios kilómetros de distancia.

No dejes de visitar uno de los monumentos más importantes de la ciudad, donde se mezclan y complementan a la perfección pasado y presente.

Publicaciones Relacionadas