Lugo continúa siendo obispo
para la iglesia paraguaya

ASUNCION.  AFP.  El presidente electo de Paraguay, Fernando Lugo, “sigue siendo obispo”, condición “que no se pierde jamás”, a lo que se suma que “la dispensa que él solicitó no es aplicable a su caso”, aclaró una portavoz de la Conferencia Episcopal Paraguaya ayer a la AFP.

“Fernando Lugo es obispo, y lo es para siempre. Él para la Iglesia sigue siendo obispo”, dijo Lourdes Fernández, del servicio de prensa de la Conferencia Episcopal.  “Para la Iglesia, Fernando Lugo sigue siendo ‘monseñor Lugo'”, agregó.

“Es obispo emérito, ahora está suspendido ‘a divinis’, una suspensión temporaria”, explicó.

El izquierdista Lugo fue elegido presidente en las elecciones paraguayas del domingo como candidato de la Alianza para Patriótica para el Cambio (APC), al derrotar a la oficialista Blanca Ovelar por 40,8% de los votos contra 30,8%.

El 20 de enero pasado el Vaticano le había enviado una carta a Lugo -disponible en el sitio web de la Conferencia Episcopal Paraguaya- en respuesta a su solicitud de que se le permitiera volver a la vida laica para ser candidato.