Luis Abinader en primera vuelta

Cristian Mota 1

El candidato presidencial de los partidos Revolucionario Moderno (PRM), Alianza por la Democracia (APD), Humanista Dominicano (PHD) ,Revolucionario Social Demócrata (PRSD) ,Dominicanos por el Cambio (DXC) y el Frente Amplio, Luis Abinader camina firme a una victoria en primera vuelta, según sondeos.

Si tomamos el resultado de la última encuesta publicada por el Centro Económico del Cibao donde indica que más del 60 por ciento de los electores tiene la seguridad de que en las elecciones presidenciales de mayo próximo habrá un ganador en primera vuelta se hace más evidente la intención que tiene el país de cambio.

El estudio que se realizó del viernes 29 de noviembre al domingo 1 de diciembre a 1400 personas arrojo el resultado un 47.6 % para Luis Abinader, el 24.5 % contestó que Gonzalo Castillo y 17.6 % que sería Leonel Fernández, lo que potencializa la victoria del candidato opositor.

Cuando vemos el deterioro que viene registrando Gonzalo Castillo candidato del gobierno y Partido de la Liberación Dominicana (PLD) después de la salida de Leonel Fernández quien trata de recomponer su militancia en el Partido La Fuerza del Pueblo quien marca un buen porcentaje, es más convincente que Luis Abinader ganara en primera vuelta.

La reacción a esta encuesta no se hizo esperar por el PLD, pues la designación de Francisco Javier García como coordinador de la Comisión de Estrategia de la Campaña de Gonzalo Castillo, pone en tela de juicio la candidatura morada que no crece.

La medición muestra otro dato importante y es la seguridad que tiene el electorado con miras a proceso de mayo 17, donde revela que el 70.7 % de los encuestados dijo estar muy seguro de votar por el candidato que señaló, un 21.1 %, dijo estar seguro, el 5.5 % algo seguro, 0.6 % nada seguro y 2.1% no sabe.

Si a todos estos resultados les sumamos las propuestas presentada por Luis Abinader, que mas que un cambio, lo que busca es un nuevo modelo de gobierno, que la sociedad dominicana tenga garantías, en un Estado funcional, con instituciones fuertes.