Luis Ernesto Mejía Castillo: servidor público

Servidor público ejemplar, ciudadano recto y respetuoso, padre amoroso, el señor Luis Ernesto Mejía Castillo, con su lamentable fallecimiento, deja un enorme vacío familiar y un buen legado social.
Desempeñó diversas funciones en el Estado dominicano, incluyendo la de gobernador y alcalde de Baní, vicepresidente de la Junta Central Electoral, administrador del Parque Mirador y Consultor Jurídico de la Lotería Nacional, destacándose por su honestidad y vocación de servicio.
Educó y contribuyó a desarrollar una familia de brillantes profesionales como el Lic. Luisín Mejía, publicista, comunicador, presidente del Comité Olímpico Dominicano; Henry Mejía Oviedo, miembro de la Junta Central Electoral e impulsor del Ateneo Dominicano, pero al mismo tiempo fue un hombre de convicciones cristianas y humanistas.
Luis Ernesto Mejía Castillo vivió lo suficiente y murió en sana paz, por cuanto esperamos que su alma haya sido acogida en el cielo, pues su vida en la tierra fue fructífera, servicial y solidaria.
Personalmente lo recuerdo cuando era funcionario de la Lotería Nacional, caracterizándose por su trato afable en una coyuntura política difícil, el régimen de los doce años.
¡Paz eterna a sus restos y consolación a su honorable familia y a todos los que le quisieron y admiraron!