Lula dice que Brasil no puede ser gobernado por quien desprecia la democracia

Lula dice que Brasil no puede ser gobernado por quien desprecia la democracia

Luiz Inácio Lula da Silva, exjefe del Estado brasileño.

Sao Paulo. El exjefe del Estado brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para ganar las elecciones presidenciales de octubre, afirmó este martes que Brasil «no puede tener un presidente que desprecia la democracia», en clara alusión al actual gobernante, Jair Bolsonaro.

Lula participó en una reunión de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), una de las entidades empresariales que, así como medios académicos y políticos, ha apoyado manifiestos que exigen respeto a las instituciones y al sistema electrónico de votación del país, que Bolsonaro insiste en descalificar.

«¿Cómo podemos seguir con un presidente que desprecia cartas por la democracia hechas por empresarios e intelectuales», declaró Lula entre los aplausos de decenas de los representantes de las mayores industrias del país.

El exmandatario afirmó que Bolsonaro «no tiene derecho» a dudar del sistema electoral, porque «él mismo fue elegido» con las urnas electrónicas, usadas en Brasil desde 1996, «y no reclamó por haber ganado».

Lee más: Lula da Silva lanza su candidatura presidencial de Brasil

Los manifiestos por la democracia y en defensa de las urnas electrónicas, que Bolsonaro ha calificado de «cartitas», se han multiplicado en las últimas semanas en los más diversos ámbitos de la sociedad y muchos serán leídos en actos públicos previstos para este jueves en decenas de ciudades del país.

Abanderado de un amplio frente progresista que busca desplazar del poder a la ultraderecha que lidera Bolsonaro, todo eso prueba que «la sociedad está desgastada políticamente y está cansada de ese clima de irritación» y «de las mentiras de este Gobierno», según Lula.

El expresidente, quien gobernó entre 2003 y 2010, aseguró que el país «atraviesa una crisis casi sin precedentes» y debería discutir la situación de hambre en que están 33 millones de personas y no la fiabilidad de un sistema electoral que ha probado su transparencia a lo largo de más de dos décadas.

Más leídas