Madre de sargento pide protección

http://hoy.com.do/image/article/280/460x390/0/1716FF5F-5993-4E63-8A71-A0F6ED16C253.jpeg

POR SANTIAGO GONZÁLEZ
SANTIAGO.- La madre del sargento mayor Ramón Darío Cabrera (Cabrerita) hizo ayer un llamado al jefe de la Policía, mayor general Manuel de Jesús Pérez Sánchez, a fin de que proteja su vida y la de una niña de cinco años, hija del suboficial acribillado a tiros  en esta ciudad el pasado miércoles.

“Yo le pido al jefe de la Policía que tenga mucha vigilancia con una niña que él (Cabrerita) tenía, de cinco años y conmigo que soy su madre y además con toda la familia”, dijo la señora  Lucía Dominicana Cabrera, entrevistada por este diario.

Más adelante, sin dejar entrever su angustia aseguró que, “mi hijo tuvo problemas con una persona de aquí de El Ciruelito y me amenazan constantemente”.

La señora Cabrera, a quien le sobreviven tres hijos, denunció que una ayudante Fiscal del Distrito Nacional le habría amenazado diciéndole que ella tenía que cobrarse la muerte de un pariente suyo “al costo que fuera y como fuera”.

Manifestó que eso se produjo el mes pasado cuando el sargento Cabrerita fue detenido en octubre pasado, “y ella al ver que yo me estaba moviendo mucho buscando ayuda porque yo no conocía a nadie en Santo Domingo, me amenazó con meterme presa y mi abogado se le regó y yo también”.

Dijo que la magistrada, hermana de un agente policial a quien apodan Pechuguita ha querido hacerle la vida imposible.

La señora atribuyó el crimen cometido contra el ex sargento mayor como una traición, “porque tenía muchos amigos y el único problema que el tenía era con los delincuentes” y a su juicio era muy querido en el barrio.

Manifestó que sólo una familia que era enemiga de su hijo en el sector El Ciruelito donde residen.

La dama, residente en una humilde casita, acompañada de su esposo Rosario Jáquez, padre del fenecido y  también agente policial, explicó que el caso del asesinato de su vástago es un asunto complicado.

La entrevista se realizó en la tarde de ayer bajo un ambiente de tensión en la residencia de los familiares del fenecido.

 Los investigadores tratan de determinar, según una fuente de este diario, las conexiones de ese crimen y otros hechos de sangre ocurridos aquí en las últimas dos semanas.

La fuente indicó que el crimen contra el ex agente fue hecha por expertos que usaron armas de grueso calibre, incluidos fusiles Fal.

Dijo también, que momentos antes del hecho que ha llamado la atención el ex integrante de un grupo policial denominado “Escuadrón de la muerte” fue citado para que compareciese a un lugar donde se le daría una información importante por lo que la víctima no quiso siquiera ir acompañado de otras personas con las que compartía.

Ayer en la tarde la Policía  mantenía los operativos de chequeos contra personas que se desplazaban en pasolas y motores.

Han sido investigadas alrededor de 40 personas y todavía hasta anoche los comisionados de la institución del orden no habían podido establecer quién o quienes dispararon más de 30 disparos que hicieron blanco en el vehículo en que se desplazaba el ex agente policial.

La Policía no había podido tampoco detener a los autores del tiroteo en la casa del senador de Víctor Méndez, ocurrido la semana pasada.

Diversos sectores de aquí han reaccionado alarmados ante el auge de hechos violentos y de delincuencia común, incrementado en las últimas semanas que han cambiado el ritmo de vida de muchas familias.