Nicolás Maduro pide a ministros poner sus cargos a la orden para “reestructuración” de su Gobierno  

Sin título

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, pidió a su gabinete ejecutivo poner sus cargos a la orden para una “reestructuración profunda de los métodos y funcionamiento” de su Gobierno a fin de “blindar” al país ante cualquier “amenaza”, informó este domingo la vicepresidenta Delcy Rodríguez.  

“El presidente Nicolás Maduro ha solicitado a todo el Gabinete Ejecutivo poner sus cargos a la orden a los efectos de una reestructuración profunda de los métodos y funcionamiento del gobierno bolivariano para blindar la Patria (…) ante cualquier amenaza!”, dijo Rodríguez en Twitter.

Aunque no es la primera vez que Maduro pide a sus ministros renunciar, la decisión ocurre en un momento en el que el país atraviesa una nueva fase de crisis política, luego de que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se proclamara presidente interino.

El líder opositor anunció el pasado 23 de enero que asumía las competencias del Ejecutivo como presidente encargado al considerar que Maduro usurpa la Presidencia por ganar unos comicios tachados de fraudulentos.

Guaidó recibió entonces el respaldo de más de cincuenta países, entre ellos el de Estados Unidos, que presiona a Maduro para que abandone el poder.

En medio de esta crisis de gobernabilidad, Guaidó ha llamado a los funcionarios a rebelarse contra Maduro, quien denuncia constantemente que en su contra hay un golpe de Estado liderado desde Estados Unidos.

Además, hace más de una semana en Venezuela ocurrió un masivo apagón que dejó en la oscuridad a casi todo el país y que no pudo ser controlado hasta cinco días después.

En medio del fallo eléctrico se vieron afectadas las comunicaciones, el transporte, los comercios y el suministro de agua.

Según el Gobierno de Maduro, un “ataque cibernético” de EE.UU. a la sala de control de la principal central hidroeléctrica del país, el Guri, ubicada en el estado Bolívar (sur), causó el fallo que se extendió a toda la red eléctrica.

Pero la oposición apunta a la ineptitud y la mala administración de millonarios recursos como la verdadera causa de la emergencia eléctrica venezolana.

El Ejecutivo venezolano insiste en que el fallo ocurrió por un “sabotaje” y un “ataque terrorista” de EE.UU. y por ello ordenó reforzar la seguridad en las subestaciones eléctricas, vigiladas desde hace años.