Maestros constructores revelan corrupción y carencias en sector

p4

La Unión Nacional de Maestros Constructores (Unamacons), con sus más de tres mil miembros en todo el país, celebró ayer su X Asamblea, desde donde se denunció que no tienen acceso a la seguridad social, se les impide la libertad sindical y que en la Oficina de Ingenieros, Supervisores de Obras del Estado (Oisoe) existe una “mafia” que obliga a entregar entre el 10% y 20% de los fondos de las obras para poder conseguir una contrata pública.

A esta alegada irregularidad atribuyeron el suicidio en un baño de la Oisoe del arquitecto David Rodríguez García, una versión que coincide con la denuncia de los familiares de la víctima.

El presidente en funciones de la entidad, Francisco Concepción Basilio, exigió también la modificación del artículo 29 de la Ley 6200, para que el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia) no sea el que regule el ejercicio de estas tres carreras, sino el Ministerio de Obras Públicas.

Los maestros, quienes se consideran los técnicos de las construcciones de infraestructuras físicas, solicitaron al Gobierno que ponga en práctica los sorteos de obras en el sector, en cumplimiento de la Ley 340-06, y exigieron que se cumpla la que establece que el 80% de la mano de obra es para los dominicanos y el 20% para los extranjeros. Afirman que el 80% de los trabajos en la construcción son para les asigna a los haitianos, porque cobran más barato.

Enrique García, dirigente de Unamacons, sacó a relucir la “mafia” en la Oisoe, que llama a eliminar.