Magic Johnson regresa Lakers con asignaturas pendientes

D1

Desde hace años, Earvin ‘Magic’ Johnson siempre actuó en la sombra cuando se trató de opinar sobre Los Angeles Lakers. Las redes sociales fueron su plataforma para criticar las gestiones de una gerencia que desde el fallecimiento del Dr. Jerry Buss fracasó en su deseo de reconducir el equipo.
Se mostró crítico con Jim Buss, a quien desde este martes sustituyó como Presidente de Operaciones de Baloncesto, con algunos jugadores a los que criticó por no tener la intensidad necesaria y con todo o que no le gustara.
Llevó a cabo todo esto desde una posición de leyenda púrpura y oro y con el beneplácito de una afición cansada de los malos resultados.

Su compromiso con los Lakers comenzó en 1979, cuando fue drafteado y comenzó a escribir su leyenda a base de éxitos.
Sus cinco campeonatos de la NBA en los años ochenta le colocaron en la cima, le erigieron como estatua de bronce en el Staples Center y colocaron su camiseta de un lugar privilegiado del estadio. Cuando Magic criticó, lo hizo como mito desencantado por la incapacidad de clasificar a los playoffs en los tres últimos años, ahora tomará decisiones por la vía rápida: como presidente de las decisiones deportivas.
“Es un sueño hecho realidad el regresar a los Lakers como presidente de operaciones y el trabajar junto a Jeanie Buss”, afirmó el nuevo directivo en el comunicado que envió la franquicia. “Fui parte de la Nación Lakers desde 1979 y ahora estoy apasionado por esta organización. Haré todo lo que pueda por construir una cultura ganadora dentro y fuera de la duela. Tenemos a un gran entrenador con Luke Walton y a buenos jugadores jóvenes. Trabajaremos sin descanso para que Los Angeles Lakers sean campeones de la NBA”, agregó.