Magnífico desempeño de los bancos en 2015

El sector financiero del país mostró un excelente desempeño el pasado año, con utilidades récord, indicadores financieros excelentes, con mayor patrimonio, bajísima morosidad en la cartera de préstamos, elevada liquidez y solo baste mostrar algunos de los resultados de los bancos múltiples que representan el 86.5% de la totalidad de activos del sector y el 75.34% del patrimonio.
De acuerdo a los estados financieros preliminares, publicados en la página web de la Superintendencia de Bancos, los activos de los bancos múltiples alcanzaron al 31 de diciembre de 2015 un monto de RD$1,359.6 miles de millones, un aumento de 11.45% en relación a 2004, mientras el patrimonio total ascendió a RD$RD$152,319.5 millones, un incremento de 11.57%, en ambos casos el aumento fue mayor al crecimiento nominal del producto del país.
El nivel de solvencia de las entidades representa uno de los principales indicadores del capital y se mide con el Índice de Solvencia, el cual permite determinar con cuánto patrimonio cuenta la institución financiera para responder a los activos y contingentes ponderados por sus diferentes niveles de riesgo. Al cierre de 2015 el Índice de Solvencia promedio fue de 14.4%, ligeramente mayor al de 2004 que fue de 14.01%, y es mayor en 4.4 puntos porcentuales al Índice de Solvencia mínimo de 10% requerido por las Normas de Adecuación Patrimonial.
En relación a las utilidades, el año 2015 fue muy bueno para los bancos múltiples y el resto del sector financiero, los primeros obtuvieron beneficios, antes del pago del impuesto sobre la Renta, por un monto de RD$25,606.2 millones y con el pago impositivo de RD$4,756.8 millones obtuvieron beneficios netos por un monto de RD$20,849.4 millones, lo cual representa un aumento de 10.53% en relación a las utilidades netas de 2014.
Esas elevadas utilidades se explican en base a los indicadores de rentabilidad, pues en el caso del ROA (rentabilidad sobre los activos) ascendió a 2.29%, ligeramente mayor a 2014, mientras el ROE (rentabilidad sobre el patrimonio) fue de 20.07%, menor en 1.66 puntos porcentuales a 2015. El nivel de estos retornos se califica como de “muy buenos” de acuerdo a los estándares internacionales.
La cartera de préstamos vigentes de la banca múltiple alcanzó un monto de RD$709,794.9 millones, un aumento de 16.47% en relación a 2014, y la calidad de esa cartera se refleja en una morosidad bajísima, pues la relación entre cartera vencida y cartera bruta, fue de apenas 1.53%. Para esos créditos vencidos los bancos cuentan con una provisión de 152.37%, es decir que por cada peso de cartera vencida los bancos cuentan con provisiones por 1.52 pesos.
El aumento de la cartera de créditos al sector privado, en RD$88,671 millones, se distribuyó un 25.9% en consumo, 18.4% el comercio, adquisición de viviendas 17.3%, construcción 8.4%, la manifactura 7.0%, hoteles y restaurantes 4.1% entre otros. Cabe destacar que los mayores crecimientos en los préstamos se produjo para las micro empresas con 33.7%, hoteles y restaurantes 23.8%, el comercio 23%, transporte 19.9%, consumo 19.9%, viviendas 15.2% y manufactura 12.9%. Es decir el mayor volumen del aumento de la cartera se concentró en los sectores productivos y la construcción.
Los bancos múltiples también mantuvieron una elevada posición de liquidez (medida como la relación entre las disponibilidades y las captaciones) ascendente a 23.38%, mientras la relación disponibilidades/depósitos alcanzó 34.33%, es decir que por cada peso captado los bancos mantienen 23.38 centavos disponibles y por cada peso en depósitos cuentan con 34.33 centavos disponibles. Ambos indicadores reflejan que los bancos cuentan con suficientes recursos para atender retiros inesperados de depósitos.
El año 2015 fue un año excelente para el sector financiero del país y en especial para los bancos múltiples, por sus elevadas utilidades e indicadores financieros que reflejan a un sector en constante fortalecimiento, adaptación a nuevas tecnologías, buen gobierno corporativo, y por supuesto ha jugado un papel importante en este comportamiento la reforma financiera emprendida en agosto de 2004, por parte de la presente Administración Monetaria y Financiera, y la mejoría en la calidad de la supervisión.