Qué se dice : Mala señal

Los diputados del PRM que siguen al expresidente Hipólito  Mejía escogieron el peor momento para desoír la línea partidaria de no votar por ningún proyecto de ley mientras el entorno del Congreso Nacional se encuentre militarizado, debilitando  la alianza de ocasión  con el bloque de diputados leonelistas con la que se pretende levantar un valladar que impida la aprobación de la reforma constitucional que habilitaría al presidente Danilo Medina. ¿Quiere eso decir que si se somete la reforma  no se puede contar con esos votos para tratar de evitar un nuevo zarpazo a la Constitución? La pregunta no es ociosa  ni maliciosa cuando se recuerda  que hace unos días el expresidente Mejía declaró que no le pone trabas a sus diputados, en momentos en que el PRM proclamaba  que sus legisladores se opondrán  en bloque a cualquier  intento de reforma. Y aunque su vocero, el doctor Eddy Olivares, intentó enmendar  el  desaguisado,  quedó la impresión de que los seguidores del Guapo de Gurabo son tan impredecibles   como su líder, como acaba de confirmarse al hacer causa común con el danilismo. El senador José Ignacio Paliza, quien la pasada semana encabezó una rueda de prensa en la Cámara Baja para anunciar, en su condición de legislador y presidente del PRM, que la bancada de ese partido  no votará por ningún proyecto mientras  el Congreso se encuentre   bajo   un cerco militar, le restó importancia al hecho y negó que  haya división  en el bloque perremeísta.  Pero como siempre ocurre cuando las palabras  niegan    los hechos, su negativa no convenció. Antes de irme quiero insistir, como dije al principio, en que    la  señal enviada por los seguidores del exmandatario a la comunidad política  llegó en mal  momento,  pues  la democracia dominicana, a punto de ser tomada por asalto por el continuismo, no sobrevivirá  sin la unidad y la firmeza de los verdaderos demócratas dispuestos  a defenderla cuando mas los necesita.