Manejo médico en equipo

Manejo médico en equipo

Sergio Sarita Valdez

Desde la antigüedad existe la división social del trabajo. A medida que se desarrolla la humanidad van multiplicándose las ramas del quehacer en el mundo.

El grado de avance de una nación puede medirse a través del número de áreas del conocimiento y de la gama de servicios que se prestan.

Las relaciones comerciales de los países permiten el intercambio de bienes que muchas veces incluyen el entrenamiento para la operación, mantenimiento y reparación de determinadas modernas maquinarias complejas con avanzada tecnología de punta.

Mucha gente acude a su médico de cabecera para consultar cualquier tipo de padecimiento que le aqueje. Ese galeno recibe ahora el título de médico familiar y representa el primer eslabón en la cadena de servicio del modelo de servicio propuesta hace varias décadas por la Organización Mundial de la Salud.

El profesional de la medicina básica debe tener entrenamiento adecuado en epidemiología, medicina interna, pediatría, cirugía, gineco-obstetricia y psiquiatría. De ahí el asumir que alrededor de un 85% de los casos de problemas sanitarios hogareños se resuelven en el primer nivel de atención.

La situación de las emergencias es algo más complicada que los cuidados familiares. Las urgencias requieren de un tamizaje debido a la complejidad de afecciones que pueden presentarse. Ello amerita de un personal con gran experiencia y entrenamiento para distinguir la urgencia y la correspondiente especialidad para el manejo de tales casos.

La nanotecnología ha invadido con una rapidez y efectividad el campo de la medicina que muchos profesionales de la salud no han podido mantener el ritmo y la velocidad de los avances técnico-científicos. Esto ha obligado a la fragmentación de los recursos humanos provocando así una multiplicidad de nuevas especialidades necesarias para una adecuada atención de las personas.

Un individuo que llega a una sala de emergencia o que es referido a un centro de mayor complejidad se enfrentará a toda una serie de especialistas que intervienen en las distintas fases que envuelven el diagnóstico, tratamiento y la recuperación de la salud.

En el caso de un accidentado grave de tránsito pudieran participar de inicio un emergenciólogo, imagenólogo, anestesiólogo, hematólogo, cardiólogo cirujano general, ortopeda y neurocirujano. Luego seguiría la rehabilitación con fisioterapeutas y otros nuevos especialistas. Las personas intervenidas por cáncer también requieren de atenciones que descansan en oportunas intervenciones coordinadas.

Lo importante a recordar en el siglo XXI es lo esencial del concepto de equipo integral en el manejo de la salud tanto en la promoción como en la prevención, tratamiento y recuperación de las personas enfermas.

Médico familiar es primer eslabón en cadena de servicio del modelo OMS

Está entrenado en epidemiología, cirugía, pediatría, medicina interna…

En primer nivel de atención se resuelve el 85% de los problemas de salud

Publicaciones Relacionadas

Más leídas