Manifestantes insisten en renuncia
de Bolaños

MANAGUA (AP).- Una manifestación de universitarios, transportistas y sindicalistas que pedían la destitución del presidente Enrique Bolaños culminó el martes con una lluvia de piedras frente a la casa de gobierno, en la que resultó levemente herido el hijo del mandatario.

Bolaños, que bajó de su despacho para conversar con los dirigentes de la marcha, tuvo que ser rescatado por la policía, mientras que su hijo Enrique Bolaños Abaunza de 55 años fue trasladado a un hospital

Verónica Molina, de la oficina de prensa de la presidencia, dijo a la AP que el hijo de Bolaños recibió varias puntadas en la cabeza y se encuentra en observación en el Hospital Militar de la capital nicarag_ense. Su vida no corre peligro.

El mandatario dijo posteriormente en un mensaje a la nación que salió para hablar con los líderes de la marcha, “pero se escondieron debajo de las naguas de los que iban adelante”.

“Me retiré porque no había con quien dialogar y mas bien había insultos y violencia. Es imposible encontrar soluciones en esas condiciones”, dijo.

Bolaños afirmó que no renunciará e invitó a los manifestantes “a que vengan a mi para que platiquemos y busquemos soluciones”.

La marcha fue convocada por el sandinista Frente Nacional de los Trabajadores, la Unión de Transportistas y estudiantes universitarios que protestan contra el gobierno por el alza en los precios de los combustibles.

Los estudiantes protestan por el alza de 15 a 18 centavos en el boleto de autobús en tanto que los transportistas piden a Bolaños subsidio para el transporte o que autorice al alza en las tarifas.

Las protestas estudiantiles y de los transportistas han devenido en disturbios en esta capital desde hace dos semanas que han dejado por lo menos docena de policías heridos de gravedad y más de 60 arrestados.

El presidente responsabilizó el lunes al secretario general del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Daniel Ortega, de estar detrás de las protestas para crear “una crisis artificial”.

También acusó al alcalde sandinista de Managua, Dionisio Marenco, de prestar recursos de la alcaldía en apoyo de las protestas y lo invitó a buscar una solución al problema.

Bolaños sostuvo que la crisis del petróleo es externa y que no tiene solución mientras los precios sigan en alza.

“Tenemos que navegar con esos precios. Todo el mundo tiene el mismo problema”, dijo.

Su gobierno autorizó la semana pasada un aumento en el salario mínimo de los trabajadores de 15% y adoptó medidas en el gobierno para ahorrar energía.