Manny ofrece una disculpa a McCormick

Manny Ramírez, al frente, en su regreso al Fenway Park de Boston

BOSTON. Manny Ramírez, en su regreso a Fenway Park el miércoles por primera vez desde el 2010 cuando estaba con los Medias Blancas de Chicago, buscó al secretario de viajes de los Medias Rojas Jack McCormick y se disculpó por el incidente del 2008 en Houston en el que arrojó el envejeciente McCormick al suelo del camerino en una disputa por boletos para el partido de esa noche.

“Yo fuí y hablé con Jack”, dijo Ramírez. “Me disculpé con Jack. Le dije, ‘Jack, quiero disculparme contigo porque fue mi culpa. Me comporté mal aquí con todo el mundo. Quiero que me perdones'”.

Ramírez dijo que McCormick, quien tenía 64 años en el momento del incidente, aceptó la disculpa, al decir, “Manny, gracias, yo esperaba esto”. McCormick dijo que fue la primera vez que Ramírez se había disculpado con él en persona. En ese momento, Ramírez emitió una disculpa pública, pero nunca habló directamente con McCormick sobre ese incidente hasta el miércoles en la tarde en Boston.

Sin embargo, el jardinero dominicano, en entrevista con Enrique Rojas, dijo que no se arrepentía de nada de lo que había hecho en su carrera, porque sin eso, no estaría donde está hoy en día. “Yo creo que no [me arrepiento de nada], porque si no, no hubiese llegado a los pies de Jesucristo. Y lo que yo he entendido en mi vida, es que Él tiene el control de mi vida, de mi situación. Él tiene el control de todo lo que se mueve a su alrededor. y yo se que Él siempre va a tener lo mejor para mí”, dijo Manny Ramírez. Ramírez, cuya carrera en Boston llegó a su final de forma poco elegante en el 2008, cuando practicamente forzó a que lo cambiaran a los Dodgers en la fecha límite de cambios al rehusarse a participar en varios partidos (los Medias Rojas contemplaron suspenderlo antes de cambiarlo), fue recibido como un héroe durante las ceremonias de homenaje a los campeones de la Serie Mundial del 2004, un grupo que se llamaba a sí mismo como “Los Idiotas”.