Manny Pacquiao
Con su carisma y calidad tiene el mundo del boxeo en su bolsillo

http://hoy.com.do/image/article/416/460x390/0/F584679A-3754-46B1-86E8-E8121D7B09AC.jpeg

Los analistas de este conflictivo deporte comienzan a hacer  comparaciones igualándolo a los más grandes y legendarios exponentes de la historia más reciente del boxeo de paga.

Sería difícil no considerarlo en estos momentos como  el mejor peleador libra por libra de este deporte. Se hace muy duro para cualquier analista decir lo contrario, luego de que enseñara sus garras  llevándose por  la vía del nocaut al peligroso Ricky Hatton.

Manny Pacquiao emerge, hoy,  como el  nuevo “mesías y salvador” de un deporte  que ha perdido parte de sus seguidores por el manejo “dudoso” de sus propios rectores.

Enseñó sus garras.  Con un  golpe demoledor de su tremenda zurda, Manny Pacquiao hizo besar la lona a Ricky Hatton  en apenas dos rounds de la pelea que todos creían era la del siglo y que se realizó hace apenas dos sábados.

Con este resultado, Pacquiao igualó  la marca de algunos sobresalientes del box, colocando en su estante personal  cinco  coronas, en igual número de divisiones  y no solo eso, sino que fue su cuarto título seguido.

Con esa colección de títulos  no se le puede ocurrir a nadie negar la fortaleza, la calidad, el coraje y la clase técnica que imparte este  gladiador en cada compromiso mundialista

En un deporte lleno de interrogantes por las “mañas” que promueven sus manejadores y carente de figuras, el peleador filipino surge como el gran líder  cuyo objetivo parece ser mejorar la imagen deteriorada este deporte.

La calidad de este pequeño “demonio” se mostró en sus últimos combates, especialmente el que  montó en Las Vegas, Nevada, frente al Golden  Boy, Oscar de la Hoya, a quien derrotó por nocaut técnico

Para ese pleito celebrado en diciembre pasado, De la Hoya se preparó como nunca,  regresó al viejo método de ir a la montaña para sentirse juvenil, pese a sus 35 años.

Pero definitivamente no pudo con este “diminuto diablito” que mostró nuevamente al mundo su capacidad demoledora.

Pacquiao añade a su rosario de récord personal el hecho de que se ha convertido en el “papa” de los mexicanos,  derrotando a los últimos ocho aztecas a los cuales ha enfrentando en los últimos años, entre ellos a Oscar  De la Hoya.

Independientemente de la gran controversia  acerca de que el filipino es el mejor libra por libra de la actualidad, algunos piensan que para hacer historia definitiva, tendrá que subir frente a otros grandes y  despojar las dudas que podrían tener los más escépticos   

Sus próximos retos.  Para establecer la teoría anterior, Pacquiao estará  a prueba  en los próximos  meses, ya que tiene en su lista a figuras que no solo buscan la gloria, sino los dólares.

Para los pocos que dudan de su calidad, Pacquiao deberá demoler a estos cuatro peligrosos rivales: Floyd Mayweather, Juan Manuel Márquez, Shane Mosley y Miguel Cotto.

Quizás esté pensando enfrentar a Hatton en pelea de revancha. Pacquiao tiene a su favor que está en su momento, como lo han estado los grandes de este deporte. “No hay pa’nadie”. 

Pacquiao  pensó en Joan Guzmán

Aunque nunca se supo a ciencia cierta, en alguna ocasión Pacquiao tuvo entre sus planes de entrenamiento un pleito con el dominicano Joan Guzmán. Nunca se llegó a establecer la especie, aunque se afirmó que Joan estaba en su mejor momento, pero al parecer Pacquiao “le cogió miedo”. Con todo este panorama a su alrededor, pensar que no es el mejor de la actualidad es muy difícil, porque algunos creen que “Pacquiao es bueno hasta para la fiebre porcina”. El dominicano se mantuvo a la espera para un combate millonario. Los  quisqueyanos esperan la pelea.