Manolo Pichardo: accionar embajador EEUU demuestra que no es un diplomático de carrera

precandidato

El presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), Manolo Pichardo, declaró hoy que el funcionario diplomático debe mantener relaciones armónicas con las autoridades del país en donde se encuentre y delegar en tercera personas si se requiere algún tipo de “opinión fuerte”.

En ese sentido, el también miembro del Comité Central del PLD respaldó la respuesta dada por el presidente de la República, Danilo Medina, a las afirmaciones del representante diplomático de Estados Unidos en República Dominicana.

“Imagínense que el Embajador José Tomás Pérez afirmara, lo que es una realidad, que los Estados Unidos es el país de mayor consumo de drogas o de mayor lavado de dinero; que hubiera hecho el departamento de Estado?” , expresó Pichardo en una nota de prensa.

Asimismo, cuestionó el estilo de diplomáticos “inmiscuyéndose en los temas de otros países” como a su juicio lo ha hecho Estados Unidos con República Dominicana. “Pero por favor, entonces ellos pueden decir todo lo que quieran, se pueden inmiscuir en los temas dominicanos”, enfatizó.

Sin embargo, agregó que no es un caso solamente de actual embajador James Brewster “y que generalmente en América Latina los embajadores suelen inmiscuirse en los temas nacionales”.

El también ex presidente del Parlamento Centro Americano refirió que otra acción a la que también se ha abocado los Estados Unidos es a presionar a los gobiernos para que tomen decisiones a favor o contra.

Manolo Pichardo expresó que a juzgar por los niveles de cosas a que ha manifestado el embajador estadounidense James Brewster, “da una señal de no ser un diplomático de carrera”.

Cuestionó la manera frecuente en que el embajador va los medios y ofrece declaraciones que, a su juicio, nada tienen que ver con la diplomacia, y cuestionó también la manera alternada de responder a cuestionamientos del esposo del embajador Bob Satawake, dando una sensación de no saberse cuál de los dos fuera el embajador.