Marcha atrás a lo indebido

La opinión pública está ante indicios de engaños para atribuirse méritos con falsedad de documentos para cursar y ejercer especialidades de la medicina, lo que obliga a las autoridades a una exhaustiva auditoría sobre las autorizaciones que amparen a graduados sin las capacidades que dolosamente se atribuyeran. Debe establecerse con precisiones el real contenido de los expedientes que bajo dudas sustenten credenciales para incursionar en ramas médicas.

La debilidad de controles éticos y profesionales que fuera aprovechada para apelar a engaños obligan a proceder, previas investigaciones sobre específicas infracciones, a la anulación de certificados expedidos irregularmente temiéndose posibles resultados negativos sobre pacientes por la impericia en atenciones. Desagraviar a la sociedad sin escatimar sanciones previstas por la ley o mediante aplicación de medidas disciplinarias del alcance que proceda establecidas institucionalmente como facultad del Colegio Médico Dominicano, entidad llamada a velar rectamente por el apego a principios y directrices académicas en cada uno de sus miembros. Los médicos de cabal adhesión a los fundamentos de su investidura, deben estar protegidos del mal proceder que pueda comprobarse en galenos que como excepciones estarían empañando el apostolado de la salud. Proceder contra los fraudes de total comprobación y sus autores llenaría esa función.

La pesada cruz de los anticipos

Es un golpe duro para las empresas (que las hay) que sin solidez de capital, insuficiente movimiento de caja y utilidades que no se corresponden con la inversión, sean obligadas a pagar impuestos por una liquidez que no ha llegado todavía porque el año está en pañales. Por ello la reglamentación del Poder Ejecutivo que exceptuará del anticipo fiscal a los negocios que no sobrepasen los RD$8.7 en entradas brutas es positiva para la iniciativa privada aunque muchos contribuyentes quedan fuera.

Un número de industrias de mediana categoría podrían estar pasando el Niágara en bicicleta aunque sus operaciones superen el límite que las libraría de la tributación adelantada. No deben ignorarse los factores internos, exógenos y coyunturales que erosionan capitales y rentabilidad. No debe faltar la forma de tomar en cuenta la realidad.