Marcio García exhorta a los músicos aprovechar oportunidades fuera RD

a4

Cuando el pianista dominicano Marcio García habla de la música, a leguas se puede apreciar el respeto y la pasión que esta le inspira. Este joven, que a los cuatro años mostró su interés por el piano, anhela ser una fuente de inspiración para los jóvenes que al igual que él, sueñan con ser grandes músicos y exhibir su arte en importantes escenarios del mundo.

Con la seguridad propia de sus años mozos, Marcio exhorta a sus congéneres, que estudian en el Conservatorio o en otras academias, a que no se limiten únicamente a las oportunidades que ofrece el país, es decir, que miren hacia afuera y aprovechen las ventajas que esto ofrece.

Él mismo es un claro ejemplo de lo que afirma. A los 18 años hizo sus maletas y se fue a Denver (capital del estado de Colorado, Estados Unidos) a completar una licenciatura en Piano Clásico gracias a una beca. Recientemente completó una maestría en Jazz y hace unos días inició un programa postmaestría para Jazz en SUNY Purchase Conservatory of Music, Estados Unidos. Todos estos logros académicos son resultados de su determinación de querer explorar lo que el mundo le ofrece.

“Hay que motivarse a buscar, a conocer gente, a conectarse, no solo es practicar, especialmente en una carrera como la música”, explica el joven, quien señala además que el “artista es el individuo que le recuerda a las personas que ellos tienen sentimientos. Los músicos somos soldados emocionales”.
Marcio está convencido de que en el país se puede producir música de alta calidad sobre la base de la riqueza cultural que existe en República Dominicana.

“A mí me encanta mi país, y me gustaría venir a tocar y recordarle a la gente que nosotros somos más que pelota. Aquí hay un viaje de talento. La riqueza cultural dominicana es incomparable y a lo mejor si yo no hubiera sido criado aquí no fuera tan sabroso y culturalmente rico. Eso le encanta a la gente”, asegura.

No obstante, el pianista cree que en el país se margina las artes. “Digo esto por las oportunidades y el apoyo que yo veo que hay en otros lugares, y que aquí no hay. Por ejemplo, en el país si tú no tocas merengue, y eres un pianista de jazz o clásico se dice: ‘¡Ah, no, ese va a pasar hambre!’. Eso no es así. La música tiene muchísimas salidas. Es una carrera que se puede combinar con lo que sea”.

En Denver. En 2009, emigró a esta ciudad, donde según dijo hay pocos dominicanos, pero fue bien recibido por la gente y le apoyaron. A pesar de ser un lugar muy diferente a su propia realidad, Marcio no se sintió en ningún momento rechazado. Entre sus logros están el primer lugar en la Lamont Jazz Solo Honors Competition y el primer lugar en el Lamont Jazz Chamber Honors Competition.