Margarina, mucho más  sana de lo que usted  pueda   creer

Si hay un alimento con “mala fama”, es la grasa. Se asocia con la obesidad porque es muy calórica y a las enfermedades cardiovasculares porque está implicada en la formación de las placas que obstruyen las arterias y provocan problemas en el corazón y los vasos.

Es cierto, pero la manifestación de estos problemas depende, además de otros factores, de la calidad y cantidad de las grasas ingeridas.

La revista Prevenir indica que no todas las grasas son perjudiciales ni debemos prescindir de ellas. Por ejemplo, la margarina puede ser una aliada de la salud.

Sus versiones actuales nada tienen que ver son las de antaño, ya que los fabricantes han conseguido disminuir la proporción de grasas hidrogenadas (saturadas) y trans (generadoras de colesterol) a la misma expresión.

La mayoría de las margarinas de hoy día ofrecen todas las garantías de una grasa saludable, elaboradas con aceites vegetales y vitaminas.