Margarita Cedeño: “Hay que luchar por rescatar la dignidad de los dominicanos”

Margarita Cedeño: “Hay que luchar por rescatar la dignidad de los dominicanos”

Y es que esta profesional del Derecho, graduada Magna Cum Laude en 1986 en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, creció bajo el amparo de un hogar, formado por Luis Emilio Cedeño Matos y Margarita Lizardo de Cedeño, en el que la honestidad, la responsabilidad y la dignidad eran y siguen siendo su norte principal en la rueda de la vida de la familia.

De hablar pausado y preciso confiesa: “Tengo una formación basada en valores y principios innegociables, con una fuerte creencia en la amistad”. Quizás por eso, quienes la conocen aseguran que tiene amigos de muchos años con los que se manifiesta afectuosa y solidaria.

Desde muy temprana edad sintió la necesidad de ayudar a los demás y muy especialmente a los niños, por lo que pensó estudiar Medicina, carrera que le permitiría canalizar sus inquietudes sociales y estar más cerca de los infantes en los momentos que estos enfermaran. Mas, al terminar el bachillerato, Margarita se sometió a un test psicológico para elegir carrera. Entonces descubrió que, además de la Medicina, tenía facilidades para la Economía y el Derecho. La disyuntiva estaba en elegir una de las tres profesiones.

“Me di cuenta que el ambiente de los hospitales no era lo mío, sino la solución de problemas a través del análisis, la lógica y el razonamiento”.

Apunta que su padre siempre estuvo vinculado a una oficina de abogados, por lo que, coincidiendo todo, se decidió por el Derecho.

Precisamente esta profesión es la que le ha permitido tributar con la formación de otros profesionales a través de las aulas y hacer aportes desde el Estado en áreas vitales que han contribuido al desarrollo económico del país, como son las telecomunicaciones y acuerdos comerciales firmados por República Dominicana, en el período comprendido entre los años 1996 y 2000.

Hoy, esta mujer que también se define a sí misma como una perfeccionista, vive uno de los momentos más intensos de su vida en el que conjuga sus papeles de madre de dos adolescentes con la de una nueva integrante, Yolanda América, de apenas unos ocho meses; y una nueva etapa de casada con un hombre comprometido totalmente con la política y, como ella misma señala “con el pueblo, que nuevamente le coloca con todas las posibilidades de volver a ser Presidente de la República”.

Consciente de la grandiosa oportunidad que podría depararle el futuro inmediato, Margarita Cedeño no titubea ni un segundo en manifestar lo que haría desde una posición privilegiada para incidir, positivamente, en que se produzcan cambios que lleven a una sociedad más justa donde prevalezca, sobre todo, la dignidad de todos los dominicanos.

– ¿Cómo define usted el papel que habría de desempeñar como Primera Dama?

Por naturaleza yo soy una mujer muy activa, que disfruto trabajar, presentar resultados, siempre dentro de un ambiente de armonía y con respeto a la institucionalidad.

Por tanto, creo que tendrá que ser un papel participativo. Quiero ser una Primera Dama que responda a las necesidades de estos tiempos, que se me permita aportar al desarrollo económico y social de mi país, para contribuir a crear una sociedad más justa y con instituciones fuertes, en la que haya respeto y cumplimiento de las leyes. Quiero siempre estar al lado de mi esposo y tenderle la mano con eficiencia cada vez que la necesite para servir a los demás.

– ¿Tiene algún modelo a seguir?

Realmente no. Sí debo decirte que a través de los meses, sobre todo, en la medida en que mi esposo, el doctor Leonel Fernández, aparece con mayores posibilidades expresadas en las encuestas que lo dan como favorito para irse en la primera vuelta, he ido investigando sobre las responsabilidades de una Primera Dama. Ese trabajo de campo me ha llevado a conocer lo que hicieron muchas de ellas, algunas de aquí, otras del exterior, pero ninguna puedo decirte son un modelo o patrón a seguir de manera exacta. Creo que he aprendido a través de lo que han sido sus experiencias escritas, pero tengo que trabajar con un tiempo y una realidad diferentes. Por tanto, Margarita Cedeño tratará de hacer su propia ruta, su propio camino, siempre con la ayuda de Dios, de mi esposo y de todos los sectores que conforman la vida nacional.

– Las primeras damas de México y Honduras se han propuesto fomentar un mayor liderazgo femenino en sus respectivos países ¿estaría la equidad de género dentro de su agenda?

No sólo dentro de mi agenda, sino que ese es uno de los puntos principales como Plan Nacional de Equidad de Género del Programa de Gobierno del PLD para la gestión que encabezaría mi esposo, que también contempla un Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades que contribuya a superar la situación de pobreza, exclusión social, violencia e inequidades que aún viven las mujeres dominicanas.

[b]Comprometida con la niñez que deambula por las calles[/b]

Pienso que en estos momentos lo primordial es el área de la Educación, tanto formal como informal, lo que impulsaría a través de talleres de capacitación o instrucción comunitaria, así como de los centros tecnológicos comunitarios, para contribuir a cerrar la brecha digital.

Enfocaría el trabajo directamente con las familias, porque me permitiría abarcar todo el núcleo representado por niños, niñas, adolescentes, así como la mujer misma.

Además el área de la Salud, que es un sector vital para el bienestar del ser humano, físico y emocional. En fin, no puedo apartarme de mi formación de abogada, por lo que quiero contribuir con la promoción y divulgación de los derechos civiles, sociales, económicos y culturales de la familia.

Las estadísticas marcan que más de un 60 por ciento de los dominicanos vive por debajo de la extrema pobreza. El sector de la niñez y la adolescencia, dentro de esta franja, tiene varias áreas de atención prioritaria; salud, educación y drogas son las más acentuadas.

[b]- ¿Cómo piensa desarrollar un plan que abarque los diferentes barrios capitalinos?[/b]

Recuerda que la ejecución de los programas y políticas en esas áreas corresponde al Gobierno y sus funcionarios. Mi papel sería el de coadyuvar y servir de eje articulador a las iniciativas surgidas desde el Gobierno o generadas desde mi oficina.

[b]- ¿En qué consiste su gran proyecto?[/b]

Tenemos en planes la ejecución de varios proyectos, pero te puedo hacer mención de uno en específico como es “De la calle a la vida”, que beneficiaría a niños pobres, sobre todo los que deambulan por las calles.

[b]- ¿Ya ha entrado en contacto con las organizaciones beneficiarias del proyecto mencionado?[/b]

Claro, hemos venido reuniéndonos con personas que pueden aportar a identificar y conocer a cabalidad la realidad de los sectores a que iría dirigido este proyecto. De hecho, ya conocemos parte de esa realidad en el ámbito nacional, a través de estadísticas, programas anteriores relacionados con los sectores a beneficiar y contactos con actores e instituciones que han trabajado con la problemática.

[b]- ¿Su impresión macro de la problemática?[/b]

Es un reflejo de la pobreza que vive el país, agudizada por el grado de deterioro social y económico que estamos atravesando en los últimos años; de generación continua, por lo que su atención es urgente.

– Le he escuchado decir que pretende que en un año, a contar de la puesta en marcha de su gran proyecto –De la calle a la vida , no habrá un solo niño capitalino deambulando o pidiendo en las calles y avenidas de nuestra ciudad. ¿No le parece esto demasiado ambicioso?

No lo veo como algo ambicioso, sobre todo cuando pienso que el problema debemos enfrentarlo como sociedad, no como persona en particular. No es cuestión de Margarita Cedeño ni de fulano, es una realidad que nos estigmatiza como pueblo y nos está socavando la sociedad de una manera continua y no podemos seguir haciéndonos los ciegos.

Creo que con la ayuda de toda la sociedad, autoridades e instituciones que trabajan con niños, podemos lograrlo, hay que ser optimistas e imponerse metas realistas pero altas, que nos obliguen a poner nuestro mayor empeño en alcanzarlas.

[b]- Sabemos que está conformando o tiene conformada su oficina política ¿con qué fines nace este ente?[/b]

Lo que sucede es que he tenido que deslindar mis funciones profesionales de las de esposa del político, un político que el pueblo espera sea el próximo Presidente de la República. Por lo que comprenderás, tuve que acudir a viejos amigos quienes con las mejores intenciones me dan su apoyo en la ejecutoria de las diferentes actividades que hemos venido realizando a favor de la candidatura de mi esposo.

Pero, no quiero que se me vea como una mujer dedicada a la política, el nombre de la nueva oficina surge para diferenciarla de la profesional.

[b]- ¿Cuál sería la diferencia entre la oficina política de Margarita Cedeño de Fernández y el despacho de la Primera Dama de Margarita Cedeño de Fernández?[/b]

La oficina de la Primera Dama tendría otras funciones específicas que vienen dadas de manera institucional.

– Doña Margarita, no quiero desaprovechar esta oportunidad para hacerle una pregunta que muchos dominicanos y dominicanas quieren saber, por aquello que amar y llorar es de humanos ¿cómo y dónde surge su relación con el ex presidente Fernández?

¿A cuál te refieres?, la relación de amistad, la profesional o la sentimental…

La entrevistada sonríe y deja, con su respuesta, la pregunta en el aire. Y es que la discreción es una cualidad de la que hace gala. Le cuesta hablar de su vida privada y la de los suyos.

[b]- ¿Podría hablarnos de la humanidad de Leonel? De su capacidad, inteligencia y experiencia de Estado todos ya conocen.[/b]

Se ha venido demostrando a través de su ejercicio como hombre público. Leonel es un hombre preocupado por su pueblo, por el desarrollo de su país. No tiene horarios ni limitaciones para entregarse a trabajar en beneficio de los demás. Es un hombre sin caretas, sencillo, humilde, noble, agradable, responsable, que cumple con lo que dice y es coherente a la hora de poner en práctica eso que dice.

[b]- ¿Y cómo esposo?[/b]

Es un hombre entregado, pendiente de su familia, muy solidario, cariñoso, amable y pese a que ahora no dispone de tiempo porque dedica sus 24 horas a la política, en esta recta final siempre hay un espacio para su mujer y para sus hijos. Es muy respetuoso de la privacidad de él y de los suyos. Le gusta compartir en el calor del hogar.

– ¿Cómo concilia “los tuyos, los míos y los nuestros” en el día a día de la familia Fernández Cedeño? Evidentemente me refiero a los hijos del Candidato, a los suyos y a la pequeña Yolanda, hija de ambos?

Muy bien, porque por sus edades –los más grandes se compenetran y tienen intereses similares. En cuanto a la “pequeña Yolanda”, como tú le llamas, ha venido a ser el eje concéntrico de ambos lados.

– ¿Qué satisfacciones le ha traído la maternidad, en especial con la “pequeña Yolanda”, fruto de su amor con su esposo, el doctor Leonel Fernández?

Mi mayor realización como mujer y dada la importancia que representa la familia para mí, pienso que mis hijos son lo más significativo –el mayor tesoro que la vida me ha dado. El fruto más saboreado con el que la naturaleza me ha premiado. En el caso particular de mi último “cuplé”, Yolanda América, es el verdadero milagro de Dios porque fue añorada por muchos años y llegó en el momento más oportuno.

[b]- ¿Qué hacen Margarita y Leonel en su tiempo libre?[/b]

Leer, disfrutar de una buena película, una buena cena y visitar familiares.

[b]- ¿Cuál ha sido ese detalle con el que la ha sorprendido su esposo, que la ha logrado emocionar?[/b]

Su forma de ser y sus atenciones conmigo, porque sé lo difícil que debe ser que saque tiempo para ellas. De ahí que las valore y las aprecie tanto.

– Percibo que el matrimonio del ex presidente ha sido bien acogido por todos sus seguidores. Se le reconoce a usted como mujer de temple, carácter e inteligencia. En alguna oportunidad trascendió que antes, en las funciones de Jefe de Estado, Leonel contaba con su opinión para tomas de decisiones importantes. Si eso era antes doña Margarita, ¿cuál sería su papel ahora como compañera y esposa?

Ser una amante esposa y una compañera solidaria.

[b]- “La tía Victoria”…, ¿esta frase, le recuerda algo?[/b]

Nace del hijo de un gran amigo porque siempre me veía rodeada de niños y dispuesta a ejercer la tarea de sacarlos a pasear.

[b]- ¿Por qué le gustan tanto los niños a Margarita Cedeño?[/b]

Porque son sinceros, espontáneos y me desarman con su cariño y sus ocurrencias.

[b]- ¿Qué recuerdos guarda de su infancia?[/b]

Guardo gratos momentos de esa etapa, pero nunca olvido los viajes de fines de semana con mis padres y mis hermanos. Recuerdo los contactos con la familia materna en Moca, Santiago y Puerto Plata, esa ciudad que siempre ha estado en el corazón de mi padre. Allá íbamos a ver a sus amigos. También viajábamos con frecuencia a Baní, donde mi padre había sido maestro; íbamos al río y finalizábamos comiendo en el famoso y tradicional restaurante El Bosque. Allí, siempre sentada al lado de papá, disfrutaba de las conversaciones y encuentros con sus amigos banilejos.

Algo que nunca olvido fue que a los seis años fui reina de mi colegio. Esa experiencia es algo especial porque tuve que hablar ante un público que abarrotó la Concha Acústica del hotel El Embajador, donde fue la coronación.

Además, otra gran experiencia de esa época fue mi primer viaje a Nueva York cuando tenía siete años. Montar en avión era –y creo que sigue siendo uno de los grandes sueños que pone a volar todas las imaginaciones y fantasías de un niño.

– Para terminar, el otro día leía lo que el gobernante electo de España, José Luis Rodríguez Zapatero, define como su credo “un ansia infinita de paz, el amor al bien y el mejoramiento social de los humildes”, verdaderamente esperanzador en un mundo mediatizado por los intereses particulares y, sobre todo, porque viene de una persona que tiene el poder político y social en sus manos para ejecutar grandes transformaciones tendentes a consolidar una sociedad más justa, con una participación más digna y equitativa de quienes la componen. ¿Cuál es el credo de Margarita Cedeño?

Llevar la unión y la confianza a la familia, luchar por rescatar la dignidad y la superación de los dominicanos.