María de Arana, dama generosa

María Ugarte, Carlos Nouel y fray Cipriano de Utrera son quienes principalmente aportan breves referencias sobre ella. Genaro Rodríguez Morel, reconocido investigador del siglo XVI, realiza indagaciones en Sevilla para ofrecer datos más completos de su vida, permanencia en Santo Domingo y residencia y muerte en España.

María de Arana fue la generosa bienhechora que donó sus propiedades y valiosas pertenencias personales para la construcción de un monasterio y el sostenimiento de las religiosas que lo habitaran.

Viuda, partió a España hacia 1556 y delegó en Juan de Leguizamón, vecino de la ciudad, “para que hiciera entrega a las monjas, cuando llegaran, de sus bienes muebles e inmuebles para la fundación de un convento de dominicos”, consigna Utrera.